La escasa inmunidad de los pueblos indígenas y las enfermedades crónicas latentes hacen que corran un mayor peligro frente a la Gripe A, asegura Survival International.

El informe, La gripe A y los pueblos indígenas , señala que los pueblos indígenas de Australia y Canadá se han visto afectados por la pandemia. La mayoría vive en la pobreza, en condiciones de hacinamiento y salubridad precarias, y registran elevadas tasas de enfermedades crónicas como diabetes, cardiopatías, obesidad y alcoholismo.

Los datos del informe salen a la luz pocos días después del envío de bolsas mortuorias a las comunidades de las Primeras Naciones de Manitoba, en Canadá, junto con productos desinfectantes para las manos y mascarillas. Eso ha provocado numerosas reacciones:

El Gran Jefe David Harper dijo a la CBC: ??Hago un llamamiento a la población de Canadá para que trabaje con nosotros con el fin de garantizar el menor número de víctimas mortales por este monstruoso virus. No nos envíen bolsas mortuorias. Ayúdennos a organizarnos; envíennos medicinas.?

El informe también pone de manifiesto la preocupación por los pueblos indígenas aislados que no tienen inmunidad frente a enfermedades del exterior y para quienes incluso un resfriado común puede resultar mortal. Miembros del pueblo indígena matsigenka, en la Amazonia peruana, también han sido golpeados por la gripe A, lo que ha llevado a temer por la salud de los pueblos indígenas aislados vecinos. Cualquier contacto con foráneos que porten el virus podría devastar comunidades enteras -asegura la Organización.

Según Survival: ??Que los pueblos indígenas son más vulnerables ante la gripe A no es ninguna sorpresa. Años de colonialismo y políticas de asimilación forzosa les han dejado en la indigencia y con problemas de salud crónicos. Este informe ha sido redactado para una lectura seria, pero también debería servir como una llamada de atención para todos aquellos gobiernos que han ignorado las necesidades sanitarias de su población más vulnerable durante demasiado tiempo?.