Coincidiendo con los JJOO de Londres 2012, Survival ha detallado algunas de las habilidades más sorprendentes de los pueblos indígenas del planeta. Es poco probable que lleguen a competir deportivamente alguna vez, pero hay arqueros que disparan desde 30m de altura, otros que corren durante 48 horas o que pasan el 60% de su tiempo sumergidos.

Los rarámuris, o pueblo tarahumaran viven en las montañas Sierra Madre de México donde las carreras de larga distancia y resistencia son un modo de vida. Existe un juego llamad0 rarajípari o carreras de pelota, en la que los hombres corren golpeando una bola de madera con los pies. Las carreras pueden durar hasta 48 horas, y cubren una distancia de entre 150 y 300 km sobre el escarpado terreno.

Los arqueros awás cazan con arcos de hasta 1,85 metros de largo, y llevan un fardo de flechas hechas con bambú, fibra de palmera, resina de árbol y plumas de aves. Las puntas de las flechas varían en forma y tamaño en función del tipo de presa. Los cazadores se sientan en las ramas de árboles a 30 metros del suelo y desde esa altura disparan las flechas hacia su objetivo.

Y en el agua destacan los bajaus de Sabah, Sulawesi. Son capaces de sumergirse hasta 20 metros de profundidad para cazar peces, perlas y pepinos de mar. Y pueden contener la respiración hasta tres minutos. Según los científicos, los bajaus -conocidos como los Gitanos del mar- están sumergidos un 60% del tiempo que pasan en el agua, lo que viene a ser casi tanto como las nutrias.

Otros pueblos indígenas son capaces de bajar por ríos y rápidos manteniéndose en equilibrio de pie sobre estrechas canoas, saltar varias cabezas de ganado en fila o montar a caballo sin silla desde que tienen 5 años. (Fotos: Survival)