El saldo fiscal neto de los inmigrantes en España asciende a unos 5.500 millones de euros que representa el 0,54% del Producto Interior Bruto, según un informe de la OCDE. Este dato se superior a la media de los países más desarrollados donde el saldo positivo de la inmigración es del 0,35% del PIB. (Foto: Flickr/Daquellamanera)

El International Migration Outlook 2013 de la OCDE explica que el impacto fiscal de la inmigración en España, es decir, la diferencia entre las aportaciones vía impuestos y cotizaciones a la Seguridad Social de estas personas y el gasto en servicios públicos, beneficios sociales y pensiones, arroja un resultado positivo que representa algo más de medio punto del PIB.

El impacto fiscal, se ha calculado con los datos medios recogidos entre 2007 y 2009. Los países con un mayor saldo positivo son Luxemburgo (2,02%) y Suiza (1,95%), mientras que el que sufre el impacto negativo más pronunciado es Alemania con  -1,13%.

La OCDE también apunta que las migraciones están aumentado globalmente en los países de la organización tras caer durante tres años por la crisis. Pero advierte que también aumenta el desempleo entre los inmigrantes.

Imagen de previsualización de YouTube