La decisión del Tribunal Europeo de Derechos Humanos de amparar la demanda de la etarra Inés del Río Prada y, como consecuencia, tumbar la doctrina Parot aplicada por los tribunales españoles, ha generado gran controversia en la red, controversia que en muchas ocasiones ha degenerado en comentarios escasamente democráticos. Se detecta una mayoría de comentarios contrarios a la decisión del Tribunal que, en muchos casos además, animan directamente al incumplimiento de la sentencia. De entre los que la respetan abundan los que lo consideran una oportunidad para fortalecer nuestras instituciones democráticas.

 

tribunal europeo
(Foto: flickr)

 

 

 

 

 

1 replica a este post
  1. Parece evidente que la mayor parte de los comentarios acerca de la sentencia del Tribunal Europeo transmiten más rabia y odio que razones. Y parece evidente, también, que la ignorancia oportunista está detrás de dichos comentarios. Es sencillamente de sentido común que no pueda haber retroactividad en las leyes ni en la aplicación de las penas, pues, de lo contrario, se acabaron las garantías del estado de derecho. Así de simple. Otra cosa es el asco que produce saber que haya asesinos que se beneficien de dicha sentencia. Pero eso lo tenían que haber previsto los gobiernos democráticos habidos desde 1977 hasta la fecha. Suarez lo intentó pero su propio partido se lo impidió. González ya estaba demasiado ocupado con su propio ego.