Geográficamente, ocupa un lugar privilegiado en Oriente Medio (comunicando Europa con Asia y los países del Golfo); dada su precaria situación de partida, presenta oportunidades en todos los sectores de la economía; está experimentando un auténtico boom demográfico (se prevé que en diez años la población se incremente en siete millones de habitantes) y se espera que la renta per cápita media crezca a una tasa del 5,5% hasta 2012… Estos son algunos de los argumentos de un seminario organizado por el ICEX para incentivar la inversión de empresas españolas en Irak.

Cartel de carretera en Irak
(Foto: Flickr/Eric alger)

Aunque no está claro que el país haya logrado un estabilidad política y social duradera, el nuevo gobierno iraqui salido de las urnas el 7 de marzo de 2010 ha fijado entre sus prioridades atraer la inversión extranjera en el país. De hecho acaban de anunciar que necesitan unos 20.000 millones de dólares para construir cuatro refinería y que el inversor recibirá “un 5% de reducción del precio del crudo en comparación con los precios internacionales, tendrá ventajas fiscales y se le atribuirán terrenos”, segun el Ministro de petroleo Hussein Shahristani.

El Gobierno español, a través del ICEX, organizó un seminario en este mes de julio para tratar de convencer a las empresas españolas de que existen oportunidades interesantes de negocio en el país pese a la guerra provocada por la invasión de EEUU en 2003. Isaac Martín Barbero, consejero jefe de la Oficina Económica y Comercial de la Embajada de España (Ofecomes) en Ankara -de la que dependen los intereses comerciales españoles en Iraq-fue el encargado de explicar los detalles.

Tanto la Comisión Nacional de Inversiones de Iraq (NIC) como el Gobierno Central han diseñado una serie que paquetes económicos para impulsar la inversión a través de la colaboración público-privada (PPP). En abril, el Gobierno aprobó un plan a cinco años (2010-2015) con un presupuesto de 186.000 millones de dólares que irán destinados a sectores como el transporte, las telecomunicaciones, la agricultura y la construcción. Y en marzo, la NIC anunció su intención de implementar un plan de desarrollo de infraestructuras a 15 años con una dotación de 150.000 millones de dólares, que incluirá proyectos de mejora en la red de transportes, hospitales e infraestructuras en general.

El actual embajador de España en Iraq, Francisco Elías de Tejada también comentó “la gran mayoría de nuestros competidores ya están en Iraq: las grandes economías europeas, los países del Golfo, Estados Unidos, China y, en menor medida, Rusia. Por ello, los empresarios españoles deberían pensar en este mercado que, aunque difícil, presenta oportunidades de negocio”.

Print Friendly, PDF & Email