Los resultados de las elecciones británicas han dejado un panorama tan abierto e incierto, que pocos se atreven a pronosticar cual será el gobierno de la próxima legislatura. Pero en la blogosfera ya se pueden leer varios analisis y reflexiones sobre estos comicios. En general se habla de victoria de David Cameron, pero no de mandato. Y muchas voces creen que el cambio en el Reino Unido debería ser… de la ley electoral. Y hasta se extrapola la situación a España.

Imagen de previsualización de YouTube

Lluis Bassets habla en Del alfiler a Elefante de los arcaismos en el Reino Unido: “Son viejos los partidos, es viejo el sistema y también lo es este país que ha quedado colgado esta pasada madrugada de todos sus arcaísmos electorales y políticos. Para que todo funcione de forma aceptable deberá renovarse, como mínimo, la cúspide del laborismo; pero también el sistema electoral; e incluso las mentalidades.”

Rosa María Artal en su blog El periscopio considera que se ha votado “contra el otro” y condicionados por la crisis: “la ciudadanía pide ??el cambio? con la boca y concede su confianza a quien conoce, huyendo de experimentos. El fracaso de Cleeg, se inscribe ahí, con el potente añadido de su ley electoral. Son tiempos de mirar el bolsillo, sólo el bolsillo.”

Iñigo Saenz de Ugarte en el blog Guerra Eterna habla de lo que tendrán que esperar los británicos para saber cual será su gobierno:  “Si tienen que esperar semanas, lo mismo les da un infarto porque significará que igual se ven obligados a volver a las urnas en un año. Y los mercados financieros, esos que dan tanto miedo ahora, les estarán esperando con los cuchillos afilados.”

Moeh Attitar en Guerra y paz resumen las elecciones asi: “un ganador: David Cameron, conservador; un perdedor: Gordon Brown, laborista; un defraudado: Nick Clegg, liberal; una expresión: parlamento colgado. Los británicos no están acostumbrados a este tipo de resultado, sin que ninguno de los candidatos tenga la mayoría absoluta para gobernar.”

Nacho Escolar traza un paralelismo con la ley electoral española: “Ahora que son claves para gobernar, a pesar de los pocos escaños obtenidos, es probable que los liberales aprovechen esa llave para obligar al futuro primer ministro, sea quien sea, a reformar la ley electoral. En España, es bastante improbable que una situación así se dé en el Congreso de los Diputados, mucho más fragmentado que el parlamento inglés.”

Toni Piqué en el blog Papers papers se pregunta a tenor de los resultados ¿qué influencia tienen los medios que respaldan a un candidato?: “The Guardian y The Independent dieron a los Liberaldemócratas su apoyo editorial (enthusiastically, en el caso del primero) en largos editoriales exquisitamente escritos y argumentados. ¿Ahora qué? Han hecho el ridículo y han comprometido su juicio ante todo el mundo.”

Daniel del Pino en El Pub reflexiona sobre las posibilidades de gobierno: “Brown necesita a Clegg y Clegg apoya a Cameron. No es definitivo. Pero parece complicado que cambie. Al conservador no le queda más remedio que ceder.”

Libardo Buitrago considera de sentido común que Cameron intente formar gobierno: Gordon Brown anunció que se proponía buscar apoyos y que estaba loco por enrocarse en el poder a base de pactar con los liberal-demócratas. Según la tradición que rige en el Reino Unido, le corresponde a él el derecho de ser el primero en intentarlo. Según el sentido común y según Clegg, es un derecho que le corresponde a quien ha obtenido un mandato de las urnas: en este caso el líder conservador.”

Borja Ventura se fija en su Twitter en un aspecto ideológico: “Los partidos de ultraderecha suman un millón y medio de votos de los 28 escrutados en Reino Unido.” Y en otro de fondo: “Motivos para cambiar un sistema electoral: Laboristas: 8 millones de votos, 241 escaños. LibDem: 6,3 millones de votos, 51 escaños.”

Daniel Tercero en Twitter mostraba envidia por la democracia británica: “no es perfecto, desde luego, pero eso de que se vote a T? representante y que se dirija a ti y que lo conviertan en un show…”

Un colegio electoral
(Foto: Flickr/Secretlondon123)

Print Friendly, PDF & Email