El nuevo texto de la Ley de Economía Sostenible que en Internet se conoce como Ley Sinde no sólo no ha convencido a la blogosfera, sino que muchos se han reafirmado aún más en su oposición a la norma. Uno de los aspectos más comentados y criticados es el jurídico. La red habla de desprecio a los jueces y de prueba diabólica y señala que pese a lo anunciado, los jueces no valorarán el fondo de los casos.

Angeles Gonzalez Sinde
(Foto: Flickr/Joaquim Munte)

Enrique Dans habla de estupidez y considera la protección actual adecuada. “Un derechohabiente que considere lesionados sus intereses puede interponer medidas cautelares que se ejecutan en un plazo muy breve, y derivar las oportunas responsabilidades en caso de que éstas existan. Que los jueces hasta el momento hayan considerado que esos casos deben ser sobreseídos o desestimados no es un ??error del sistema?, sino un criterio judicial plenamente fundamentado y justificado. La medida, por tanto, supone un desprecio al criterio de los jueces.”

Nacho Escolar destaca que pese a los cambios introducidos: “Los jueces de la Audiencia Nacional no entrarán en el fondo de cada caso ni impondrán los cierres -eso seguirá en manos de la comisión ministerial-, sino que simplemente tendrán que decidir si ese cierre administrativo vulnera algún derecho fundamental del ciudadano, como la libertad de expresión.”

Julio Alonso en su blog Merodeando sigue considerando intolerable el texto y destaca “en Derecho se conoce como prueba diabólica aquella que exige al acusado probar algo que es imposible probar. Por ejemplo demostrar que algo no ha sucedido. Algo así pretende la Comisión. […] Esta ley, con esta redacción, es un cheque en blanco a las entidades de gestión para que puedan cerrar con plazos breves y a cuenta del Estado cualquier web que se les antoje.”

Cesar Calderón, en Netoratón, ve en el nuevo anteproyecto algunas sombras, pero también luces. Entre las primeras “Lo insostenible de equiparar materialmente los derechos de autor con derechos como la salud o la protección de la infancia […] el sinsentido de legislar sobre arenas movedizas, para un sector cuya tecnología  evoluciona más rápido que las leyes y en el que quienes verdaderamente se lucran de las descargas ilegales serán los primeros en saltarse”. Y como luces: “Se introduce el ánimo de lucro como elemento indispensable para proceder al cierre de una web”.

Elías Notario desde Alt1040  defiende la insurreción contra la norma: “El poder ejecutivo intenta traspasarse competencias que son propias del judicial y con ello dinamita uno de los pilares fundamentales de cualquier democracia que es la separación de poderes […] El proceso puede utilizarse contra cualquier sitio de la red que los demandantes consideren está violando derechos de propiedad intelectual, aunque el Gobierno asegure que solamente se usará contra ??no más de 100 webs?.

David Maeztu en su blog Del derecho y las normas se muestra muy crítico “se valen de la LES o como debería llamarse la Ley de la Ejecución por la Sospecha […] Nos basta con la mera sospecha o interpretación jurídica de una de las partes. Yo ejecuto la medida porque sospecho que vulneras, todo un dislate jurídico.”

Print Friendly, PDF & Email