El gran resultado de Bildu en las elecciones municipales es analizado desde distintas ópticas en la blogosfera. Paul Ríos, blogger y coordinador de Lokarri, sostiene en radiocable.com que cree que los votos de Bildu no han sido solo de la izquierda abertzale, sino tambien de otros sectores que han querido apoyar el camino de las vias exclusivamente pacificas, políticas y democráticas. Destaca que es un mensaje a ETA y un paso de cara al final de la violencia.

Paul Ríos

Paul Ríos no cree que el éxito de Bildu se deba a que “le han hecho la campaña desde Madrid” como sostienen algunos. Recuerda que “en 2007 pasó lo mismo con ANV y sus resultados no fueron iguales”.  Y defiende que detrás del apoyo a Bildu no esta solamente la izquierda abertzale, “creo que han recogido votos de otros sectores muy diferentes y creo que la razon fundamental para entender su resultado es que se han comprometido con las vias exclusivamente pacificas, políticas y democraticas”.

Para el coordinador de Lokarri, Bildu ha atraído ahora a “votantes soberanistas, independentistas y de izquierdas que con ETA actuando seguramente no hubiesen votado a una opción de este tipo” pero dado el contexto actual lo han hecho para “apoyar este camino emprendido por la izquierda abertzale ilegalizada y tratar de impulsar una iniciativa política en la que la violencia no tenga ningun espacio”.

Por eso lamenta las valoraciones del resultado como un apoyo a ETA, “yo creo que es precisamente lo contrario, se transmite el mensaje de que sin violencia una opción de este tipo puede tener futuro”.Para Paul Ríos el resultado del domingo le da a ETA “una narrativa o un relato para poder justificar porque ahora ha llegado el momento de dejar la violencia”. Y tiene esperanzas de que ese abandono definitivo de las armas llegue pronto, aunque apunta que antes cree que será necesario legalizar Sortu.

En la red también pueden leerse analisis y reflexiones de otros bloggers sobre el éxito de Bildu y sus consecuencias.

Proganda de Bildu

David Santos en Trece rosas: “Bildu, el problema era la ideología“. Apunta que  “Aquellos que criticaban a Bildu antes del 22-M decían que era ETA. Una vez pasadas las elecciones dicen que “son separatistas” que quieren romper a España. Son los mismos que quieren hacer unos parlamentos, unas elecciones a imagen y semejanza de sus ideas, como si pensaran que una vez finalizado el terrorismo de ETA la izquierda abertzale democrática debería desaparecer del panorama político.

Josu Mezo en Malaprensa: “¿Terremoto en Euskadi?“. Argumenta que “el voto a Bildu no es muy distinto de la suma de los votos que tuvieron Batasuna y EA la última vez que ambos se presentaron en listas propias (en 1995). Es decir, que una vez más en el País Vasco, la agitación y el ruido nos confunden, pero por debajo hay más estabilidad y permanencia que cambio… Sospecho que mucha gente les ha podido votar precisamente como una recompensa a su promesa de abandono del apoyo a la violencia. Si les defraudan, esos votos volverán a marcharse”.

Ramon Cotarelo en Palinuro: “DRY Bildu“. Asegura que “La presencia de Bildu en las instituciones (en realidad es la suma de los abertzales sin partido conocido más Eusko Alkartasuna y Alternatiba y, por tanto, los votos tampoco son tantos) abre el camino a que la izquierda española proponga un debate sobre el reconocimiento del derecho de autodeterminación. Va a ser una batalla difícil pero no imposible”.

Borja Ventura en Blog de notas: “Bildu irrumpe con fuerza” Destaca que “más que aparecer de la nada, la formación abertzale ha conseguido recuperar el voto histórico de formaciones como Herri Batasuna o Euskal Herritarrok, que rondaban el 20% en sus mejores tiempos. El resto del auge de sus votos habría que agradecerlo a la exposición mediática que han tenido a causa del proceso de ilegalización de Sortu y al hastío de una buena parte de la opinión pública vasca que está en contra de la Ley de Partidos”.

Hugo Martinez Abarca en Quien mucho abarca: “Algunos apuntrd sobre el 22M“. Cree que el resultado de Bildu prueba “que PSOE, PP y UPyD pretendían un monumental pucherazo dejando fuera de las instituciones a una fuerza representativa de un sector importantísimo de la sociedad vasca (y numéricamente mayor hoy que PSOE, que PP y no digamos que UPyD). Y que es inaplazable un proceso de paz y de normalización democrática en el País Vasco.

Manolo Saco en Fuego amigo: “Antisistema y a mucha honra” Defiende que “Bildu obtiene unos resultados espléndidos. Y digo espléndidos porque lo entronizan como partido democrático, sin vuelta atrás, donde desarrollar con la palabra, y no con las armas y los cócteles Molotov, su proyecto político nacionalista, independentista y de izquierda”.

Iker Merodio en Bogando por la red: “Analisis de resultados: Euskadi” Considera que “El EAJ-PNV es el vencedor en votos. Pero Bildu lo es en concejales (953 para la coalición y 872 para los jeltzales) y en lo moral, sin ningún tipo de duda”.

Jordi Guillot: “Sortu/Bildu“: Remarca que “Con el fin del terrorismo puede irrumpir un espacio político independentista en Euzkadi muy fuerte, mayor aún de lo que en su momento fue Batasuna. Un independentismo pacífico y democrático que puede generar una dinámica nueva en las relaciones con el estado de mayor tensión. El debate territorial cogerá un nuevo vuelo que exigirá a todas las partes pasos ambiciosos en la reforma del modelo de estado.

En Bilbaíno de pro: “¿Cual será el futuro de Bildu?“. Defiende que “a medio plazo “Bildu” desaparecerá y sus cargos electos se distribuirán entre Eta-Batasuna-“Sortu” (la parte más importante y voluminosa), EA (bastante menos) y Alternatiba (de forma residual). En ese momento las caretas habrán caído y veremos qué es y qué hace la gente que siempre ha estado con la banda criminal nacionalista vasca aunque con el disfraz de su nuevo partido político”.