La batalla abierta entre Mariano Rajoy y Esperanza Aguirre por el control de Caja Madrid también está generando muchísimos comentarios en internet. Además, la publicación esta mañana de una entrevista en la que Manuel Cobo, número dos de Gallardón, critica sin ambigüedades a la presidenta de la Comunidad de Madrid, ha hecho detonar la bomba… Para el blogger Pablo Urbiola el problema también lo tiene la izquierda madrileña, que da la “sensación de estar perdida” al apoyar a Aguirre en sus intenciones. En cualquier caso, tal y como apunta, “puede ser la batalla definitiva para Rajoy. Nunca habíamos oído a la mano derecha de Gallardón hacer declaraciones tan directas sobre Esperanza Aguirre. Se ha desahogado definitivamente”.

Urbiola considera, no obstante, que “en ningún caso va a suponer la expulsión de Manuel Cobo -tal y como ha sugerido Aguirre- porque Rajoy necesita el apoyo de Gallardón. Esto complica todavía más su situación [la de Rajoy] porque está quemado después de la Gürtel, el conflicto con Francisco Camps por la destitución de Ricardo costa y ahora por esto…”

Arsenio Escolar, mientras tanto, se hace varias preguntas: “¿Se atreverá Aguirre a sancionar a Cobo? ¿Refrendará Rajoy más arriba esas hipotéticas sanciones? ¿Quién tendrá la última palabra? Sea como fuere, parece que acaba de abrirse otro frente en la pugna de poder entre Rajoy y Aguirre. Tras el frente Cajamadrid, el frente Cobo”. En los comentarios, todo tipo de opiniones: “todo dice mucho del partido que aspira a gobernar España, y de las dos o tres personas que tienen intención de tomar ese relevo”.

En El Cascarrabias, Ángel Lázaro reflexiona sobre las consecuencias de la entrevista que publicaba esta mañana el número 2 de Gallardón, Manuel Cobo: La patata caliente queda en manos del líder del PP que esta vez no podrá escurrir el bulto y deberá coger el toro por los cuernos. Porque decida lo que decida, todos los ojos están dirigidos hacia Mariano Rajoy, que lejos de apagar los fuegos que se declaran, contribuye a alimentarlos mientras medita si aplica la manguera o llama a los hidroaviones del Ejército. Y así todo se desmadra”.

De hecho, Nacho Escolar cuenta que “dicen desde Génova que Mariano Rajoy esta vez no se resigna a que Esperanza Aguirre se suba a sus barbas, que está harto de tanta rebeldía y que hasta aquí hemos llegado: que Ignacio González no presidirá Caja Madrid. Pero las mismas fuentes también recuerdan que, si de verdad Rajoy se atreve a presentar batalla abierta contra Aguirre, sería la primera vez”.

Por último,  el autor del blog No era aixó considera que “es lógico deducir, en estas circunstancias, que los ahorradores estarán estupefactos ante el desinterés mostrado por los políticos de la Comunidad y del Ayuntamiento por cualquier otra cuestión como, por ejemplo, qué política de crédito y de obra social debe tener Caja Madrid. De eso, por supuesto, ni una sola palabra.