Decía Martin Varsavky en su blog que el iPad era lo que al coche el descapotable. Este chisme no sustituye al Laptop, ni a un Sobremesa (que tampoco se sustituyen entre si… razón por la cual la casa se nos llena de cosas electrónicas). Lo mejor de este cacharro es que comienza a permitir usar un hardware único en multitud, y espero que en un futuro compartirlo en red, es ante todo un chisme familiar. A ver que lo que no termine sustituyendo no sea a la propia tele.