Tarek Aziz

Fue viceprimer ministro y responsable de Asuntos Exteriores durante la Presidencia de Sadam Husein, pero sobre todo era conocido como el más moderado del gobierno y el interlocutor de Occidente que buscó salidas negociadas a las crisis. Pero todo esto no va a impedir que Tarek Aziz se siente en el banquillo como acusado de la ejecución de alrededor de 40 comerciantes en 1992.

Su buen dominio del inglés y su habilidad para mostrarse como la cara amable del regimen le convirtieron en portavoz del gobierno de Sadam desde la primera guerra del Golfo. Era el encargado de dar la cara y su rostro se convirtió en popular en los medios de todo el planeta. Y eso a pesar de que era cristiano.

Fue por ejemplo él quien recibió a la Plataforma Española de Mujeres contra la violencia de género en el viaje que hicieron a Irak poco antes de la guerra. Y también se entrevistó con el Papa Juan Pablo II.

Se entregó voluntariamente a las tropas de EEUU tras la caída de Bagdad el 24 de abril de 2003. Luego testificó a favor de Sadam Husein en el juicio contra el ex dictador donde no no asumió ninguna responsabilidad.  Además de defender a su “jefe”, Tarik Aziz incluso llego a pedir que se juzgase por “crímenes contra los iraquíes” al actual primer ministro, el chií Nuri al Maliki, y a su predecesor en el cargo, Ibrahim Al Yafari.

Imagen de previsualización de YouTube

Antes su abogado había denunciado que Aziz se “moría en su celda” y son conocidos sus problemas de salud, sin embargo ahora será juzgado por primera vez por su responsabilidad en hechos sucedidos durante el regimen de Sadam.

Print Friendly, PDF & Email