image

Finalmente el diario Elmundo lo ha dado a conocer. El reportero Javier Espinosa y el fotógrafo Ricardo García Vilanova fueron secuestrados el pasado 16 de septiembre en el ‘checkpoint’ de Tal Abyad, en la conflictiva provincia de Raqqa y a escasa distancia de territorio turco, cuando trataban de abandonar Siria tras dos semanas de trabajo sobre el terreno.

El secuestro -conocido por numerosos compañeros de profesión- se había mantenido en secreto con el objeto de facilitar las conversaciones, pero finalmente se han decidido a hacerlo público.

Según explica el propio periódico, “los captores -miembros del ISIS, Estado Islámico de Irak y Siria, la organización radical instalada en el país árabe procedente del vecino Irak- adujeron que sólo pretendían investigarles para excluir que se tratase de espías. Con el tiempo, los nombres de los dos españoles han pasado a engrosar la lista de secuestrados en Raqqa, una enorme sucesión de nombres árabes y extranjeros que aumenta día tras día”.

Los contactos indirectos -según explica el diario- con los secuestradores -razón del silencio informativo que ha envuelto el caso durante más de dos meses- no han revelado qué pretenden obtener a cambio de las vidas de los españoles.