Al veterano corresponsal de Il Messaggero no le extrañan nada las últimas denuncias por corrupción vividas en España. Considera que es algo inherente a la política, con el agravante en nuestro país de haber tenido una economía fundada sobre el ladrillo. Y “el ladrillo se contamina más facilmente que otros sectores”. Josto Maffeo cree en cualquier caso que a los políticos hay que exigirles responsabilidad y ve falta de control en este terreno en España y que se reacciona tarde. “Los gobiernos, tanto nacional como locales, hasta que no llega la contundencia de un acontecimiento muestran resistencia a creer que en su propia casa hay algo podrido.”

Josto Maffeo

Josto Maffeo explica además la paradoja de que en España están la cuarta parte de todos los billetes de 500 euros que circulan por Europa. Y no aflora ni siquiera el 1%. Eso da para pensar que existe “un trasiego de corrupción, de compra de voluntades y de dinero que circula por canales ilegítimos”.

Pero tambien alerta de que la corrupción puede ser un arma política y el ventilador es un recurso muy habitual: “lo he visto en Francia, en Italia, en España que a veces hay acusaciones que acaban en nada”. Por eso pide prudencia a la profesión periodística antes de poner adjetivos a las personas, “esto puede destrozar vidas y el día que yo rectifico, nadie lo lee”.

Print Friendly, PDF & Email