El inicio del proceso contra los 65 consejeros y ejecutivos de Bankia acusados de malversación  por el uso de las tarjetas opacas es noticia en numerosos medios de todo el globo. Pero aunque se menciona que se trata de uno de los mayores escándalos financieros que ha sacudido a España, casi todos los titulares los copa, Rodrigo Rato. La prensa internacional destaca que es el primer juicio al que se enfrenta  el ex director del FMI, del que recuerda su brillante pasado político y su “bajada a los infiernos” tras su corta carrera como banquero, que terminó con Bankia  quebrada y rescatada por el Estado y con acusaciones de blanqueo, corrupción y fraude. Un medio de EEUU y otro alemán destacan asimismo que el juicio es fruto sobre todo de la presión de los activistas en favor de mayor transparencia.

BBC destaca que ha comenzado el juicio por fraude en Bankia contra Rato, el ex jefe del FMI. Recoge como el ex presidente español del FMI y otros 64 banqueros están en el banquillo acusados de utilizar unas tarjetas “extraoficiales” de la entidad para hacer compras de lujo sin ninguna conexión con sus actividades como miembros del consejo de Bankia, que tuvo que ser rescatada en 2012 “a un enorme coste público”. Pero pone el foco sobre todo en Rodrigo Rato señalando que el fiscal pide una pena para él de cuatro años y medio de cárcel y una multa de hasta 2,7 millones de euros. Recuerda que Rato fue ministro de economía de España y entre 2004 y 2007, ejerció como director gerente del FMI. Aunque señala que sus dos sucesores al frente del Fondo Monetario Internacional, Dominique Strauss-Kahn y Christine Lagarde, también han tenido problemas en casos judiciales de alto perfil.

Le Figaro destaca que Rodrigo Rato es juzgado por malversación. Resalta que gritos de “ladrón” y “sinvergüenza” recibieron al ex director del FMI a su llegada a la Audiencia Nacional en su primera comparecencia ante un tribunal como acusado. Destaca que el ex ministro de Economía parecía estar destinado a un futuro radiante, pero su breve carrera como banquero -presidió Bankia entre 2010 y 2012- terminó en uno de los mayores escándalos del país y en si interpelación por la Justicia. Apunta que en el juicio por las “tarjetas black”, Rato y 65 de sus “acólitos” en la entidad son acusados de desvió de 12 millones de euros en gastos en hoteles de cinco estrellas, salas de fiestas o bolsos de lujo. Y el ex director del FMI es señalado por mantener el “sistema corrupto” que estableció su predecesor Miguel Blesa.

Christian Science Monitor resalta que aún sin gobierno, gracias a la presión de activistas España intenta limpiar un escándalo financiero. El artículo de Steven Porter es casi el único que da una visión más amplia, al apuntar que en paralelo al bloqueo político que vive el país, la presión ejercida por los activistas que demandan mayor transparencia y rendición de cuentas ha dado sus frutos con el inicio del juicio por las tarjetas black. Eso si menciona que los acusados son Rodrigo Rato y otros 64 ejecutivos y consejeros de Bankia y Caja Madrid. Y destaca  el ex director del FMI se ha convertido en el emblema de la amplia corrupción y la cultura de las `puertas giratorias´ que ha vivido España y que desde la irrupción del 15M se intenta combatir.

Le Monde habla de la “bajada a los infiernos” de Rato. La crónica de Sandrine Morel señala que Rodrigo Rato pudo haber sido presidente del gobierno español o integrar los consejos de administración de las mayores multinacionales o bancos o podía haber aprovechado la proyección internacional que le dio su paso como director gerente del FMI… pero apunta que eso era antes de 2012 y de la quiebra de Bankia, la entidad que presidía. Y destaca que hoy es “insultado por la calle” y juzgado por varios casos, uno de ellos el proceso de las “tarjetas black” que acaba de comenzar, en los que es acusado de “blanqueo, corrupció y fraude”.

Deustche Welle sostiene que el juicio contra Rato es gracias a activistas españoles. Recoge el inicio de un proceso en Madrid contra el ex director del FMI y otros 65 ex ejecutivos de Bankia por gastar 13 millones de dólares en compras personales. Y enfatiza que el proceso es en gran parte el resultado de los esfuerzos de activistas españoles que recogen pruebas y evidencias desde 2012.

Advertencia: Por respeto a la ley L.P.I. española, radiocable.com ni reproduce textualmente ni publica links a los textos externos que han llamado la atención de nuestro equipo. Si desea conocer la literalidad del artículo acuda directamente al medio referido. 

Print Friendly, PDF & Email