Martín Varsavsky cuenta en su blog que la avioneta que amerizó la semana pasada en Mallorca había sido de su propiedad: “En ella me fuí muy lejos. Un viaje fue Madrid, Nouadibu, Sal en Cabo Verde y volamos mucho sobre el océano Atlántico”. El emprendedor argentino, que actualmente posee otro aparato, cuenta también algún susto del pasado:

“Durante esos años me divertí mucho, pero también pasé sustos, el peor fue una despresurización volando sobre Suiza yendo a FL270, pero el piloto que me acompañaba, Carlos Melgarejo, reaccionó muy bien y logró hacer descenso rápido con máscaras de oxígeno y logramos salir del apuro”

En esta ocasión, el aparato sufrió una avería mecánica que obligó a José María de Arcas, su piloto, a realizar una maniobra en alta mar. El buen estado del mar y la pericia de Arcas -que había compartido la propiedad con Varsavsky- salvó la vida de las personas que viajaban en él.

Los cuatro ocupantes abandonaron la avioneta antes de que esta se hundiera y permanecieron en el mar con chalecos salvavidas. Un helicóptero particular que iba de Ibiza a Madrid localizó a los accidentados y les lanzó otra balsa neumática, donde aguardaron a ser socorridos.

Poco después un helicóptero del SAR logró rescatarles.


Imagen del rescate publicada por el diario de mallorca

Print Friendly, PDF & Email