Iñaki Gabilondo en Noticias Cuatro: “De regreso de las emociones y alegrías de la Eurocopa, nos hemos topado con este llamativo dato en el Pulsómetro de la SER: Rajoy ha salido airoso de la crisis de su partido, mientras que Zapatero sufre un fuerte desgaste por la crisis económica.

 Imagen de previsualización de YouTube

Quisiéramos destacar tres cosas. La primera, que la política “é mobile, cual piuma al vento”. Hace pocas semanas, Rajoy parecía a punto de morir a picotazos en el gallinero del PP. Y Zapatero observaba tranquilamente el alboroto. Hoy todo ha cambiado. La segunda, que todos los gobernantes están siendo muy criticados por la situación económica. Gordon Brown, Sarkozy, Merkel? porque los ciudadanos castigan al que esté de guardia, sea cual sea su responsabilidad. Y la tercera, la más importante, Zapatero está gestionando muy mal la crisis. Al negarse a aceptar la importancia de la misma, se aleja de los que la van padeciendo. Los nuevos parados, los inversores en bolsa, los pagadores de hipotecas pierden su confianza en quien minimiza esos problemas. Zapatero quiere proteger el sistema, pero lo está haciendo de forma equivocada. “No hay que exagerar”, nos dice, pero es él quien ha exagerado nuestra fortaleza. Por eso, cada nuevo dato negativo le distancia de la gente. La historia política nos demuestra que ninguna crisis, ni la más grave, tumba al político que la agarra de las solapas y la afronta cerca de su pueblo, compartiendo sus apuros y diciéndole la verdad. Sin agigantarla ni empequeñecerla. Un día, en este plató, le dijimos al presidente: una cosa es ser optimista antropológico y otra optimista antropoilógico. Y el nivel de la lógica lo marca la percepción social. Por cierto, Zapatero debe evitar que le pase lo que le pasó a González y a Aznar: que nadie de su entorno se atreva a decirle la verdad de esa percepción social. ¿O ya le está ocurriendo?.”