Democracia y crispación ¿ Estrategia de partidos?

Del I Informe de la Democracia en España 2007: La Estrategia de la Crispación (Madrid. Abril, 2007) se desprende que nuestra forma de Gobierno es sólida y no corre peligro.

Parece ser que dentro de los cánones de la llamada “Democracia”, la crispación está contemplada como un capítulo más de la teoría. Cada partido tiene sus razones e intereses para encrespar a la población y ambos conocen y aceptan los del contrario.

En este caso el PP ( Partido Peligroso, lo denominan algunos de los crispados ) para recuperar los sueños perdidos, y el de este gobierno no para debilitar al de la actual oposición sino para erradicarlo de la corriente principal del sistema.
Cualquier planteamiento para sembrar discordia, esté basado o no en actitudes políticas conocidas incluso aceptadas como reglas del juego entre ambos bandos, me parece una barbaridad contra la dignidad del pueblo.
No sé si Aristóteles en su ” POLITICA”, incluía la aceptación y el reconocimiento de la crispación como algo natural y hasta provechoso para el desarrollo de esta forma de estado, al parecer la menos mala de todas. Lo que está claro es que nuestra clase política sí la utiliza, y no me gusta en absoluto. Me siento manipulada y utilizada e inmersa en un juego maquiavélico que no he elegido.
Como consecuencia de esto, los ciudadanos nos enfrentamos entre cafés y churros con los habituales del desayuno, hasta ahora compartidores afectuosos del día a día. Mientras tanto, nuestros políticos de ambas raleas, se reparten amigablemente chocolate y porras cada mañana.
Sin embargo, sí existe un arma efectiva con la que cuenta la ciudadanía: la abstención en las urnas y ese sí es un peligro real para la Democracia. Es decir, como en toda situación límite, dar el puñetazo en la mesa, que en este caso se traduce por quedarse tranquilamente en casa y que se voten entre ellos. A ver si de esta manera, se dan cuenta de que LA DEMOCRACIA SOMOS NOSOTROS.
Yo no sé usted, pero yo estoy harta de decir ” beeeeeeeee”. Prefiero cantar baladas. ¿Será que ellos piensan que se trata de lo mismo…?

 

 

 

 

Print Friendly, PDF & Email