Harriet Tubman escapó en 1849 de la granja esclavista y luego dedicó su vida a ayudar y sacar del país a sus parientes y otros esclavos. Utilizó para ello el “Underground Railroad”, (ferrocarril subterráneo), una red antiesclavista informal y clandestina, formado por negros libres, blancos abolicionistas y activistas cristianos que trasladaba y ocultaba a los refugiados. En el National Geographic tienen una espectacular recreación que permite vivir como una aventura multimedia -que incluye sonidos de la época-, las sensaciones de aquellos esclavos que huyeron gracias a ese ferrocarril.

Harriet Tubman

El “Underground Railroad” ayudó a cientos de esclavos a emprender un viaje hacia la libertad. Tanto que Harriet Tubman, de la que el blog La aldea irreductible ha hecho una semblanza, fue apodada Moisés porque guió a su pueblo y ??nunca perdió un pasajero?. Viajaban de noche, en extremo secreto, ocultándose en casas de cuaqueros abolicionistas y con el miedo constante a ser descubiertos.

Se calcula que Tubman y su “ferrocarril” ayudó a cerca de 300 esclavos a los que ella guió personalmente o proporcionó instrucciones precisas para facilitar su huida a Canada. Entre ellos había hombres, mujeres, niños y hasta su padre que ya contaban con más de 70 años cuando le rescató. Ofrecieron varias recompensas -la leyenda dice que de 40.000 dólares, aunque los historiadores creen que la cifra está exagerada- por su cabeza, pero nunca fue capturada. Murió a los 93 años en Nueva York.

Imagen de previsualización de YouTube