BLOG

Fernando Berlín, el autor de este blog, es director de radiocable.com y participa en diversos medios de comunicación españoles.¿Quien soy?english edition.

El diario británico Financial Times publica un texto de Pilita Clark y de Mark Mulligan sobre la fusión de Iberia: ??BA e Iberia se suman a la fiesta de las fusiones?. El texto, sin embargo matiza: ??surgen dudas sobre qué ahorros logrará el nuevo grupo?

??Ayer las acciones de British Airways e Iberia se dispararon porque los inversores habían previsto anticipadamente la muy esperada fusión entre ambas líneas aéreas. Sin embargo, hay muchos interrogantes sobre cómo el nuevo grupo podrá lograr la sinergias y ahorros que esperan los accionistas. Medidas de austeridad cad a vez más severas ??el plan más reciente consiste en aunar todas sus rutas de corta y media distancia para crear una nueva y más enjuta compañía- han enfurecido a su plantilla, gran parte de cuyos miembros están afiliados a sindicatos. Ambas empresas se enfrentan a las movilizaciones de sus tripulantes de cabina. Mientras los miembros del consejo de Iberia estaban considerando los términos del acuerdo, los tripulantes de cabina finalizaban su segunda huelga de dos días en otras tantas semanas. Ahora amenazan con más movilizaciones a finales de noviembre y todo diciembre?.

En verdad es interesante que la fusión se produzca en medio de reivindicaciones laborales en ambas compañías. Sea como fuere, una fusión no tiene por qué ser, necesariamente, una gran noticia. Algo podría esclarecer la frase de Willie Walsh, el consejero delegado de British Airways, que aparece en otro artículo del Financial Times:

 ??habrá potenciales reducciones de empleo en ambas organizaciones” -dijo, añadiendo que éstas no han sido cuantificadas en esta fase. Más tarde ha añadido: “No voy a negar que habrá algunos recortes de puestos”, ha dicho el ejecutivo en una entrevista a la cadena Sky News

Por tanto: Los ejecutivos y accionistas podrán estar felices de su nuevo viaje hacia la prosperidad, pero los ciudadanos no deberíamos alegrarnos tan pronto.

Print Friendly, PDF & Email