“Mientras gran parte de la industria europea del automóvil se encuentra en una situación alarmante, las plantas españolas no dejan de aumentar su producción, conquistando nuevos modelos y creando empleo a pesar de los años de recesión”.

 


(Foto: flickr/Gobierno de España)

 

“Pero si España quiere seguir siendo el segundo mayor fabricante europeo de automóviles y quiere seguir compitiendo con rivales capaces de producir más barato como la República Checa, los fabricantes deben mejorar en el campo de la investigación y el desarrollo, mientras que el estado tiene que mejorar las conexiones de transporte, a pesar de sus profundos problemas financieros“.

“De momento, las perspectivas son brillantes. Los operarios de la cadena de montaje de SEAT en Martorell, la mayor fábrica de automóviles de España, viven en un mundo aparte del que existe fuera de la factoría, donde uno de cada cuatro trabajadores están en el paro y muchos más temen cada día por sus puestos de trabajo”.

“Al igual que México tiene una pujante industria del motor en América, su homólogo español está prosperando a pesar de la mala economía nacional, manteniendo bajos los costes laborales y conquistando los mercados europeos más fuertes”.

Leer artículo completo en Reuters