BLOG

Fernando Berlín, el autor de este blog, es director de radiocable.com y participa en diversos medios de comunicación españoles.¿Quien soy?english edition.

Había muchísima expectación internacional ante la declaración de Garzón en el Tribunal Supremo. Paradójicamente, fue llevado allí por intentar investigar los crímenes del Franquismo.  Lo contó Reuters en la India, El Times en el Reino Unido, Washington Post en EEUU, llegó a Aljazeera, e  incluso a Ghana. El mundo mira hacia el Tribunal Supremo con sorpresa.

No solo en la prensa internacional. En España también ha despertado desconcierto:

La Transición política española parecía modélica, pero cuando 34 años después de la muerte de Franco, un juez puede ser juzgado por perseguir los crímenes de Franco, significa que algo está muy mal, algo está pasando… -dijo ayer en 59 segundos el político Iñaki Anasagasti.

Iñaki Gabilondo, el periodista, decía en el cierre de su programa el martes, que en España “la más inocente búsqueda de restos de víctimas se topa con obstáculos enormes. […]  Unos, por convicción pero otros porque la transición les blanqueó un pasado tenebroso y temen que llegue a conocerse el ADN de su actual poder o fortuna. Garzón ante el Supremo y los restos de las víctimas, sin poderse desenterrar.”

Imagen de previsualización de YouTube

Garzón a la salida del Supremo

La prensa extranjera también lo observa con desconcierto. El Times del Reino Unido, explicaba la comparecencia de Garzón así:

Un prominente juez se encontró él mismo en el juzgado acusado de investigar los crímenes del dictador fascista el General Franco y sus secuaces.

A prominent campaigning judge found himself in the dock yesterday accused over an investigation he led into the crimes of Spain??s fascist dictator General Franco and his henchmen.

El juez ha sido acusado de sobrepasar su autoridad. El caso se centra en una investigación sobre la desaparición de al menos 100.000 perosnas durante la guerra civil española y la dictadura de Franco.

The judge stands accused of overstepping his authority. The case centres on an investigation into the disappearance of at least 100,000 people during the Spanish Civil War and Franco??s dictatorship.

Garzón acusó al dictador y a 44 oficiales del ejército y del partido fascista Falange de “Crimenes de lesa humanidad”

He accused the dictator, 44 army officers and members of the Falange fascist party of crimes against humanity.

Pero la investigación nació con fuertes críticas desde la oposición conservadora del Partido Popular y de la Iglesia Católica, que argumentaron que se reabrían las heridas.

But the investigation met with fierce criticism from the conservative opposition Popular Party and the Roman Catholic Church, who said it would only serve to open old wounds. 

Print Friendly, PDF & Email