Iñaki Gabilondo en Noticias Cuatro: “Es necesario indignarse una vez más, aunque estemos ya cansados de indignarnos. Y es necesario precisar una vez más la naturaleza de esa indignación, aunque las palabras estén gastadas y parezcan vacías. Indignarse contra ETA, naturalmente, pero hacerlo al mismo tiempo con las decenas de miles de vascos que les apoyan. Curioso grupo humano éste. Vive en el corazón de la Europa próspera, amparado por las normas legales más avanzadas que el hombre haya inventado; pertenece a una comunidad con instituciones y símbolos propios y con un régimen económico exclusivo; cuenta con una excelente red de servicios sociales y opera en la vanguardia industrial y tecnológica; dispone de sus propios medios de comunicación y educa a sus hijos en su lengua vernácula…

Imagen de previsualización de YouTube

Quiere más, por supuesto, tiene derecho a querer más. Lo que le convierte en grupo humano extravagante, anacrónico y ridículo. No es que quiera más, sino que haya llegado a creerse una víctima y que se comporte, hable, clame como representante de un país perseguido. Sus cachorros más jóvenes incluso visten como ven que visten en las tierras desesperadas por la injusticia, hacen el gamberro, se sueñan en la Intifada y deliran que están en Gaza. Así se dan importancia y luego se van de vinos y, después? ¡a cenar! ¡Qué manera de ofender a los pueblos oprimidos de verdad! Y pensar que esta monumental pedantería les lleva a asesinar? Es tan grotesco que crean estar viviendo una situación política límite, de vida o muerte. Lo urgente en Euskadi no es el derecho a decidir, es decidir que esta vergüenza debe terminar.

Para concluir, dos notas. Hoy, por fin, el Parlamento ha estado unido, todos juntos, también el PP. Lo malo es que no sabemos si en el PP están todos juntos. Segunda nota: ¿cómo es posible que María San Gil, símbolo de la lucha antiterrorista, haya convocado a los periodistas en un día como hoy para hablar de sus problemas en el partido? ¿Se imaginan que hubiera dicho si la convoca otro? Patxi López, por ejemplo, u Odón Elorza. ¿Le ha parecido bien a Mayor Oreja?.”

Print Friendly, PDF & Email