BLOG

Fernando Berlín, el autor de este blog, es director de radiocable.com y participa en diversos medios de comunicación españoles.¿Quien soy?english edition.

 

La dimisión de Stark en el BCE -considerado un halcón en las políticas antiinflación- debería haber calmado al mercado español, habida cuenta de que se ha impuesto la tesis más beneficiosa para nuestro país. Starck, siempre fue reacio a la compra de deuda soberana por parte del BCE, lo que suponía un impedimento para las necesidades españolas.

Con la caida de Stark y la luz verde del Constitucional alemán al rescate de Grecia, el mercado debería haberse tranquilizado, pero el abismo sigue pareciendo más atractivo y las bolsas -incluida la española- reaccionan en dirección opuesta volviendo al pánico. De nuevo se constata que ni los recortes funcionaban, ni los escenarios favorables a la solidaridad intercomunitaria son capaces de poner fin a este periodo de inestabilidad.

No todo, sin embargo, son malas noticias. Tanto la salida de Stark e incluso las políticas de recortes que nos impone el BCE, son una muestra de las tensiones que vive la UE en su lucha por mantenerse viva, llegando incluso a la extenuación. Nadie quiere apuntarse el discutible logro de haber acabado con ella durante su mandato, ni siquiera Merkel. Y el esfuerzo por conciliar políticas e ideologías -que a menudo por eso llegan a ser contradictorias (recortes Vs compra de duda)- está siendo titánico.

Y eso, en un tiempo en un tiempo como el que vivimos, es en sí un gran logro de la conciencia de solidaridad que vió nacer esta unión…aunque ahora a España le resulte dolorosa.