La Wii, -la consola de Nintendo que se maneja moviéndola en el aire- está sufriendo una auténtica revolución de ventas de cara a la navidad. Se calcula que estas han aumentado en un 50% lo que, según la compañía, provoca una escasez que “afecta a sus planes“.
 
Las ventas están poniendo a prueba la capacidad de producción de Nintendo y no sólo en España sino en casi todo el mundo, como buen fenómeno global. Incluso el New York Times se ha fijado en lo que está sucediendo y ha calculado que la escasez de unidades hará que se pierdan mil millones de dólares en ventas, sólo teniendo en cuenta la consola, sin sumar a esa cifra periféricos y videojuegos…
 
En EEUU, por ejemplo, hay usuarios que a pesar de haberla comprado no la recibirán hasta Enero y los vendedores ya entregan un ticket, un vale canjeable, para que pueda seguir figurando entre los regalos de navidad.  En Francia ya han superado el millón de unidades vendidas y en el Reino Unido, Nintendo está estudiando retirar los anuncios de Wii para reducir la demanda. En España, en todo caso, la guerra está reñida:

España es el único mercado destacado en el mundo, junto a Japón, en el que la PlayStation 3 es la consola más vendida, con datos del pasado noviembre. Sin embargo, esa situación puede cambiar estas Navidades en lo que se adivina en los establecimientos especializados como un auténtico furor por conseguir la consola de Nintendo Wii, -decía EL PAIS a primeros de mes.

¿DONDE ESTÁ EL SECRETO?
 
La Wii no es sólo una revolución comercial.  Este aparato -tiene gran calidad de gráficos, como otras similares- ha “reinventado” el concepto de “juego por ordenador” . La consola de videojuegos es diferente a otras porque obliga a mover el cuerpo. Y en un mercado acusado de fomentar el sedentarismo, no es poca cosa.
 
La consola incluso está siendo utilizado por médicos de EEUU para pacientes en rehabilitación. Eso es por lo menos lo que asegura la clínica Dodd Hall en Ohio, quien sostiene que su uso ayuda y estimula a los pacientes que han sufrido ataques cerebrales o lesiones de columna.

Print Friendly, PDF & Email