El proyecto final de una estudiante de Ingenieria de Diseño Industrial llamada Christina Ferraz Rigo se llama (de)light y consiste en una lampara que usa líquido como fuente de luz. Se trata de agua mezclada con un catalizador a base de pigmento fluorescente que es capaz de mantener el brillo en una habitación a oscuras hasta durante 20 horas. Según su creadora el líquido no es tóxico y crea un efecto visual fascinante. (Fuente: Neatorama)

Imagen de previsualización de YouTube
1 replica a este post