BLOG

Fernando Berlín, el autor de este blog, es director de radiocable.com y participa en diversos medios de comunicación españoles.¿Quien soy?english edition.

La cogida de un torero, el transplante de cara, unas detenciones de piratas somal√≠es y mayoritariamente Garz√≥n: esas son las noticias que m√°s foco de atenci√≥n centran sobre nuestro pa√≠s. La prensa extranjera ha pasado el fin de semana llena de alusiones a Espa√Īa y a las manifestaci√≥n de apoyo al juez Garz√≥n. Por ejemplo, el Washington Post titula: “Protestas en Espa√Īa contra la inmunidad de la era Franco”;¬† dscriber afirma : “Furor en Espa√Īa, Batalla de la izquierda contra la derecha alrededor de Baltasar Garz√≥n”.Mientras que¬† Le Figaro publica un texto de Mathieu de Taillac titulado: ‚??Los espa√Īoles desean instruir el proceso del franquismo‚?Ě.

‚??Las dos reivindicaciones son ahora indisociables: la rehabilitaci√≥n de las v√≠ctimas republicanas, cuyas decenas de miles est√°n a√ļn enterradas en fosas comunes, cuenta con el apoyo de Garz√≥n. Y la defensa del juez se alimenta de la exigencia de una ruptura del pacto de silencio que prevaleci√≥ en tiempos de la transici√≥n democr√°tica espa√Īola. Las manifestaciones a favor del magistrado exasperan a la derecha espa√Īola. M√°s all√° de los argumentos jur√≠dicos, las dos Espa√Īas a las que se cre√≠a reconciliadas lanzan en los libros de historia gritos de adhesi√≥n casi centenarios‚?Ě -dice Le Figaro.

En efecto, dos reivindicaciones que caminaban separadas se van uniendo poco a poco. Por una parte la necesidad de miles de familias de recuperar a los suyos, todavía en cunetas, algo inconcebible en la Europa moderna. Y en segundo lugar, el clamor en defensa del juez Garzón en su actuación de ayuda a los familiares en esta causa de la memoria histórica.

Son dos reivindicaciones a las que poco a poco se van sumando otras exigencias. Este¬† preceso no va a parar, como no lo ha hecho desde que Emilio Silva comenzara hace 10 a√Īos, en solitario, a buscar a su abuelo en la fosa de Priaranza.

Pero de no resolver rápidamente la situación de Garzón, de no actuar inmediatamente para que los familiares puedan recoger decentemente a los suyos, la sociedad empezará a exigir pronto responsabilidades jurídicas como ya exige de reparación y homenaje.