Un reportaje en el diario francés titulado, ??Rivas, en la ruta del sol? explica en detalle la promoción de la energía solar que lleva a cabo el Ayuntamiento de Rivas Vaciamadrid. Le Monde se ha posicionado a favor de las energías renovables y destaca el ejemplo de este municipio madrileño.

Monumento en Rivas

El texto está firmado por Rémi Barroux [versión para abonados] y empieza explicando que ??Rivas Vaciamadrid ha explosionado demográficamente. Su crecimiento demográfico, que no tiene visos de concluir, según confirman las numerosas obras que han sobrevivido a la crisis económica e inmobiliaria de estos últimos años en Europa. Grandes zonas comerciales y barrios residenciales se suceden a lo largo de kilómetros. Aquí, las casas individuales son de ladrillo rojo, por allá, los inmuebles se elevan enfoscados en beige y blanco. Ni rastro de paneles solares. Hay que levantar la cabeza para distinguir sobre los edificios públicos las placas de silicio que relucen al sol”.

El Ayuntamiento de Rivas tiene desde hace años un innovador plan de fomento de instalación de placas solares. Le Monde explica que “la producción solar permitiría un aprovisionamiento autónomo de los edificios públicos de Rivas, pero representan poco menos del 30% del consumo total de electricidad de la ciudad. El objetivo se recuerda en cualquier comunicado municipal: ??Rivas tiene que reducir sus emisiones de CO2 en un 50% de aquí al año 2020 y ser neutro en carbono en el año 2030″.

El diario apunta también algunas reservas “ciertamente la energía eólica, hidroeléctrica y solar son aún muy minoritarias entre las energías renovables en España, pero existen proyectos. Más al sur, de desarrolla el proyecto Andasol, que está previsto se convierta en la granja solar más grande del mundo, con unos 600.000 paneles repartidos en 1.500 kilómetros cuadrados. Pero se trata de un proyecto industrial que no implica a los habitantes?.