BLOG

Fernando Berlín, el autor de este blog, es director de radiocable.com y participa en diversos medios de comunicación españoles.¿Quien soy?english edition.

 

Ayer volví al teatro a ver a Leo Bassi que está de nuevo en Madrid con “Utopía”. Hace un año, precisamente por estas fechas, hablé ya de la obra y del autor, por el que como dije siento una gran admiración.

La de ayer es, además, una obra muy transformada porque han pasado muchas cosas desde entonces: El capitalismo y el liberalismo, por ejemplo, que han acudido llorando a por dinero público tras años de enriquecimiento y desprecio; o  la ascensión de Obama, o  las guerras fraticidas en la derecha de nuestro país, o la corrupción en el PP, o la crisis económica, el paro.. Bueno. En realidad, todo se resume en que los ciudadanos hemos vuelto a pagar los platos rotos y los corruptos parece que se marchan de rositas ante la  adormecida izquierda.

A pesar del pesimismo que se instala en la sociedad, Bassi ayuda -a través de la ironía política- a abrir los ojos al espectador y lo hace recuperando la palabra utopía.

¿Que es la utopía? Pues el orgullo del progreso: el orgullo de los que miran hacia delante, contra los que quieren conservar lo que quedó atrás; Utópicos son aquellos que mantienen la cabeza alta, desafiante, de la mano de la ciencia y la filosofía renacentista frente a quienes defienden el egoismo, el dinero, la religión y la superchería.

Al fin y al cabo -recuerda Leo Bassi- el primer progresista nació hace unos 400.000 años. Fue aquel hombre que decidió frotar dos maderas hasta que consiguió hacer fuego. Pudo haber encomendado su calor a los dioses, pero prefirió mirar hacia delante… Hay que reconocer que 400.000 años es una fecha ligeramente más poderosa que los 2.000 años que dicen que tiene la civilización occidental. Con esos tiempos, la revolución se ve de otra manera, sí.

Una obra francamente recomendable, (teatro Alfil)  para aquellos a los que les gusta reflexionar.

Print Friendly, PDF & Email
1 replica a este post
  1. Y le vi en la anterior (ahora no me acuerdo). Iré a verle porque este tío sí que sabe lo que es ser progresista y de izquierdas.