La entrada en vigor de la nueva ley antitabaco ha sido recogida por medios de EEUU, Alemania, Francia, Italia o China entre otros. En general se destaca que la norma española es una de las más “duras”,  “estricta” y “severa”. Algunos diarios hablan de “revolución contra el tabaco” y consideran también que la ley “alterará los hábitos de los españoles.”

Un espacio sin humo
(Foto: Flickr/pacensepatoso)

El Süddeutsche Zeitung se hace eco de la “estricta prohibición de fumar”. El artículo que firma Javier Cáceres considera que “España coge carrerilla para llevar a cabo un nuevo intento de prohibir fumar en los espacios públicos. Cinco años después de la primera ley antitabaco, cuya aplicación fracasó estrepitosamente debido al menosprecio más o menos concertado y a la indulgencia general, el domingo entró en vigor una versión más estricta de la misma.”

El New York Times considera que “La prohibición de fumar española, entre las más duras”. El diario explica que la nueva norma “podría convertir al país en uno de los estados sin humo más severos de Europa. La ley prohíbe fumar en todos los lugares públicos cerrados, aunque los hoteles podrán reservar un 30% de sus habitaciones a los fumadores.”

El Christian Science Monitor destaca que la nueva norma supone un “Adios bares de tapas llenos de humo”. La crónica está firmada por Andres Cala y considrea que “el reino de España como ultimo refugio de la Europa Occidental para los fumadores se terminó el domingo al entra en vigor la nueva ley que prohibe fumar en espacios públicos cerrados.” Aseguran además que “muchos españoles están contentos con el cambio dada la reputación del país por sus bares de tapas llenos de humo.”

En el Corriere della Sera se habla de que “La resistencia ha sido dura, pero también a España ha llegado la hora de la revolución contra el tabaco. La ley que ha entrado hoy en vigor es severa: no se puede fumar en los hospitales ni en las oficinas públicas, en los locales tiendas y edificios abiertos al público. Tampoco se permite fumar en los espacios abiertos de hospitales y escuelas infantiles. Y no se prevé la opción de locales reservados a los fumadores. Una revolución… Protesta la Federación española de gestores de restaurantes, que había sugerido un sistema semejante al francés, con salas para fumadores, cerradas y bien ventiladas.”

La Croix destaca como “todos los espacios públicos deben ahora prohibir el cigarrillo”. El texto que está firmado por su corresponsal Valérie Demon considera que la anterior ley era “de carácter más bien conciliador, obligaba a los restaurantes de más de 100 metros cuadrados a construir una separación para los fumadores y los no fumadores, pero permitía elegir a las superficies de menos de 100 metros cuadrados. Casi el 95% de los restaurantes colgó el cartel de ??Se permite fumar?? en la puerta. Con la nueva ley, el humo estará totalmente prohibido en todos los espacios públicos cerrados, pero también en determinados exteriores, como los colegios, las clínicas y las zonas de juegos infantiles.”

En el Diario de Noticias, la crónica de Catarina Reis considera que la nueva ley antitabaco “altera los hábitos de los españoles”. Y que España se transformará en un país libre de humos en todos los espacios públicos cerrados. Si para la mayoría de la población significa evitar problemas de salud para los diez mil millones de fumadores españoles el decreto ley obligará a un cambio en los hábitos. Fumar en un lugar prohibido puede llevar a una multa de 30 euros. Si la mala conducta se repite tres veces la persona será obligada a pagar entre 600 y 1000 euros. La nueva medida es una de las más restrictas de Europa.”

La agencia china Xinhua recoge “la prohibición y destaca aspectos como que “los medios de comunicación tiene ahora prohibido incluir cualquier tipo de publicidad relacionada con el tabaco. Pero la ley permite a los propietarios de hoteles para reservar el 30 por ciento de sus habitaciones para fumadores, que deben ser separados de los no fumadores… Las estadísticas oficiales muestran que hasta 1.000 camareros en el país mueren anualmente de enfermedades pulmonares, principalmente por la inhalación de humo de otros.”

Print Friendly, PDF & Email