BLOG

Fernando Berlín, el autor de este blog, es director de radiocable.com y participa en diversos medios de comunicación españoles.¿Quien soy?english edition.

El texto publicado en los diarios catalanes ha tenido mucha repercusi√≥n en la prensa extranjera. El peri√≥dico franc√©s Liberation publica un texto de Fran√ßois Musseau titulado: ‚??Catalu√Īa desenvaina por sus privilegios‚?Ě. Seg√ļn el texto, ‚??el Tribunal Constitucional de Madrid tiene previsto limitar el estatuto de autonom√≠a de la regi√≥n‚?Ě, lo que ha provocado la reacci√≥n de la sociedad catalana. Musseau explica que “de un total de 126 art√≠culos que fueron objeto de queja por parte del Partido Popular, unos cuarenta se consideran ‚??anticonstitucionales‚?? y ser√°n modificados o eliminados‚?Ě.

‚??Un hecho in√©dito y que deja ver el alcance de la movilizaci√≥n catalana es que ayer doce diarios catalanes publicaron el mismo editorial en defensa del Estatuto. Contemplado desde Barcelona, este texto es sacrosanto. Define una ‚??nueva relaci√≥n‚?? con Madrid, aumenta las competencias de Catalu√Īa, ya importantes, en materia fiscal, ling√ľ√≠stica o judicial. Sin que nadie conozca la fecha de veredicto del Tribunal Constitucional, las intenciones de los altos magistrados se han filtrado a la prensa: para la mayor√≠a de ellos, ni hablar de conservar la referencia a la ‚??naci√≥n catalana‚??, concepto incompatible con la ‚??naci√≥n espa√Īola‚??. Ni siquiera oficializar los s√≠mbolos como la bandera, el himno y la fiesta nacional de La Diada. De un total de 126 art√≠culos que fueron objeto de queja por parte del Partido Popular, unos cuarenta se consideran ‚??anticonstitucionales‚?? y ser√°n modificados o eliminados‚?Ě.‚??En Barcelona, las formaciones pol√≠ticas preparan sus armas. La versi√≥n descafeinada del Estatut, que elabora minuciosamente el Tribunal Constitucional de Madrid, se considera inaceptable. El presidente del Gobierno, Jos√© Luis Zapatero, trata de pasar desapercibido. Mientras que se entrega todos los d√≠as, o casi todos, a piruetas sem√°nticas destinadas a minimizar la duraci√≥n de la recesi√≥n econ√≥mica, se guarda de realizar cualquier comentario sobre el tema catal√°n. En un sentido o en otro, cualquier toma de posici√≥n por su parte har√≠a rugir al electorado catal√°n (al que debe su reelecci√≥n en el a√Īo 2008) o acentuar√≠a su impopularidad entre una opini√≥n p√ļblica nacional que se opone ampliamente a los ‚??privilegios‚?? de Catalu√Īa‚?Ě.