BLOG

Fernando Berlín, el autor de este blog, es director de radiocable.com y participa en diversos medios de comunicación españoles.¿Quien soy?english edition.

Los Ángeles Times publicaba un artículo el pasado día 24 sobre islamistas en las cárceles españolas:  ??Una guerra de palabras que se libra tras las rejas?.

En el texto el periodista recuerda que hay 30 musulmanes acusados de planear atentados contra un tribunal. “Sus cartas, la mayoría escritas desde la cárcel, detallan la formación y radicalización de un grupo del que se dice que está alineado con redes terroristas?, señala. Por otra parte, el texto, da interesantes detalles sobre nuestras “deficiencias” carcelarias:

??Los 30 acusados -que miran fijamente a los presentes en la sala del tribunal- más que escritores parecen maleantes, obreros o fundamentalistas. Sin embargo, según la fiscalía, estas personan han estado librando la yijad con la pluma al igual que con la espada. Se les acusa de planear un atentado contra el tribunal que ahora les juzga. Las pruebas se centran en unas 500 cartas que han escrito, la mayoría de ellas desde la cárcel?.

??Hay unos 8.000 musulmanes en las cárceles españolas, y 133 de ellos están acusados de crímenes relacionados con el terrorismo. España tiene uno de los sistemas penales más liberales de Europa: permisos y libertad condicional bastantes generosos, amplios programas de rehabilitación y educación. La fiscalía dice que las cartas escaparon el escrutinio durante bastante tiempo debido a que los que los autores estaban clasificados como delincuentes comunes, no como extremistas. Además, según explican algunos funcionarios, el sistema penitenciario español y estadounidense carecen de suficientes traductores para controlar el correo en árabe?.

“….There are about 8,000 Muslims in Spain’s prisons, about 133 of them convicted of terrorism-related crimes. Spain has one of Europe’s most liberal penal systems: generous furloughs and paroles, extensive rehabilitation and education programs. The letters escaped scrutiny for a long time because the writers were classified as petty criminals, not extremists, prosecutors say. Moreover, the Spanish and U.S. prison systems lack enough translators to screen mail written in Arabic, officials say…..”

Print Friendly, PDF & Email