Casi 5 meses después de que estallara la crisis, las autoridades del Chad y Unicef han comenzado a entregar a sus familias a los 103 niños que iban a ser sacados ilegalmente por la ONG francesa Arca de Zoé. Todo este tiempo los menores, 21 niñas y 82 niños de edades comprendidas entre 1 y 10 años, han estado en el orfanato de Abéché. Pero según informa El Mundo, 83 de ellos ya iniciaron el viaje de 150km para volver a sus hogares en Adré. 

En los proximos días, otro grupo de niños dserá enviado a Tiné-Tchad y Biltine. Pero aún queda cinco niños procedentes de Sudán que no han podido ser identificados y que serán confiados temporalmente al Comité internacional de la Cruz Roja (CICR). Unicef se ha comprometido a realizar un seguimiento a estos niños para evaluar sus familias y situación.

El plan para sacar de Chad a estos 103 niños -alegando que eran huerfanos- les  costó a los seis miembros de la ONG frances Arca de Zoé condenas de 8 años de trabajos forzados… aunque lo están cumpliendo en Francia. Sin embargo la resolución del destino de los menores ha sido mucho más lenta y complicada.