Las dos grandes urbes españolas han sido examinadas junto con otras 21 ciudades del viejo continente para evaluar cómo plantan cara a la contaminación del aire. El ranking “Soot Free Cities” (Ciudades libres de hollín) no las deja en muy buen lugar: Madrid figura en el puesto 18 y Barcelona en el 15º de un total de 23 ciudades. (Foto: Flickr/Mundodesconcertante)

El estudio, realizado por varias organizaciones, pretende alertar sobre el peligro de la contaminación atmosférica y demostrar que existen soluciones para reducirla, señalando a las ciudades que mejor lo han hecho. Se evaluaron nueve categorías diferentes cómo las medidas técnicas y económicas emprendidas, los planes de promoción del transporte público, sostenibilidad, reducción de emisiones o transparencia. La combinación de estas medidas en cada ciudad es lo que establece su esfuerzo por mejorar la calidad del aire. Y Zurich es quien encabeza el ranking con una puntuación del 89%. Le sigue Copenhague con 87% y Viena con un 84%.

Las dos ciudades españolas en cambio figuran en la parte final de la tabla. Madrid es quien sale peor parada. Su nota de 58% la coloca en el puesto 18 de la tabla, empatada con Dublin, Glasgow y Roma y sólo superada por Lisboa y Luxemburgo. Soot Free Cities constata “el escaso empeño” de las autoridades madrileñas para mitigar la elevada contaminación y señala que no ha establecido zonas de bajas emisiones. En cuanto al transporte público, afirman “lejos de potenciarse, ha empeorado sustancialmente”.

Barcelona por su parte obtiene una nota solo ligeramente mejor, 62%, que le da el peldaño anterior a Madrid empatada con Milan y Praga. La ciudad condal también falla en no haber creado zonas libres de emisiones y en el uso de incentivos económicos. Pero en cambio obtiene mucho mejor nota en la promoción del transporte público.