El Houssine Majdoubi, del periódico Alquds Al Arabi valora en radiocable.com el discurso reformista del Rey Mohamed VI como de “importante e interesante, pero no histórico”. Considera que su país “puede aprender de la Transición española”, pero rechaza hacer comparaciones. Y califica la postura del gobierno español ante los cambios en el mundo árabe y en Marruecos de “tímida”

El Houssine Majdoubi

El Houssine Majdoubi cree que el dicurso de Mohamed VI es “importante e interesante, pero no histórico”: Es su respuesta a las revindicaciones de reforma politica y social y es “la primera vez que hay una reforma clara de la Constitución que potencia el papel del primer ministro y garantiza elecciones libres y democráticas”. Pero considera que no es histórico porque el Rey está impulsando las reformas “por presiones” y porque la comisión que va a redactar la nueva Constitución “va a dejar fuera a importantes fuerzas políticas y al 80% de la población que no cree en el sistema”.

El corresponsal cita como ejemplo la Constitución española que fue redactada por “politicos de izquierda, derecha e incluso franquistas”. Cree que “se puede aprender de esto”, pero rechaza hacer comparaciones con la Transición española porque “cada país tiene su propia trayectoria, proceso político e historia”. Y además explica que España pasó de un “regimen presidencial franquista a una monarquía mientras que en Marruecos seguimos teniendo la monarquía y la mayoría sigue apoyando a la monarquía”.

Y sobre la posición de España ante los cambios en el mundo árabe considera que “la opinión pública apoya la llegada de la democracia” pero cree que la gestión del gobierno ante todas las revueltas “es un poco tímida”. Con respecto a Marruecos “nunca se pronuncia, siempre suele decir palabras entre comillas bonitas y a veces comete gravísimos errores”.

El Houssine Majdoubi cita como ejemplo de lo que considera errores que en 2005 Zapatero condecoró a generales acusados en España y en Marruecos de violar los derechos humanos o como Instituciones que dependen del Ministerio de Asuntos Exteriore tipo la Casa Árabe en Madrid o la de las Tres Culturas en Sevilla “sólo invitan a las gentes del regimen, evitan invitar a los críticos con el regimen de Marruecos”.

Print Friendly, PDF & Email