Josef Manola de la Radiotelevisión austríaca ORF explica en radiocable.com las diferencias que ve entre el mercado laboral de su país, que tiene la tasa de paro más baja de toda la UE, y el español. Entre los puntos que cree que podrían se utiles para España destaca el sistema de formación profesional y el llamado modelo o contrato `austríaco´. El corresponsal explica que éste hace que el trabajador disponga de un sistema de indemnización por despido que funciona como un fondo de ahorro independiente de la empresa.

Josef Manola

Josef Manola subraya que a pesar de la baja tasa de paro que tiene Austria “alli también preocupa el asunto porque ultimamente el desempleo ha aumentado”. Pero subraya que vistos los números desde España la situación de su país es digna de envidia: “tenemos un paro del 5,2% y el desempleo entre los jóvenes también es muchísimo menor”.

El corresponsal explica que un aspecto interesante del sistema de su país es la forma en la que se articula la formación profesional: “alli cuando los alumnos que tienen 13 o 14 años deciden que no quieren ir a la universidad y prefieren buscar una salida laboral, en paralelo al sistema educativo, van aprendiendo un oficio. Pero no lo hacen en un`laboratorio´ alejados de la vida laboral, sino que directamente van como aprendices en empresas. Es un proceso mucho más cercano a la realidad de la vida laboral.”

En cuanto al llamado “contrato austríaco”, Josef Manola asegura que es un modelo nuevo, aplicado desde 2002. En él, el empresario paga mensualmente una cierta cantidad, -un poco por encima de un 1% del salario y libre de impuestos- a un fondo que el empleado va acumulando. Si éste es despedido o si quiere marcharse a otra empresa, el dinero se va con él. “Tiene la ventaja para la empresa que si le tienen que indemnizar, se utiliza ese fondo, no tienen que sacar el dinero de sus cuentas. Y al estado le puede ahorrar dinero, ya que si la empresa quiebra, se recurre también a ese fondo para indemnizaciones.”

El sistema además ayuda para la movilidad o flexibilidad del trabajador, ya que si este cambia de empresa no tiene que preocuparse por perder antigüedad y derecho a su indemnización, ya que se lleva esa cantidad. Y si nunca tiene que recurrir a ella por desempleo, se utiliza en su jubilación. “Yo creo que en Austria ha tenido influencia en mantener móvil el sistema y ha ahorrado dinero a los empresarioss y al estado. Es útil y podría ayudar en España a hacer las empresas más competitivas”, asegura el corresponsal.

Print Friendly, PDF & Email