El informe anual sobre libertad de prensa en el mundo de Reporteros Sin Fronteras coloca a España en el puesto 36, empatados con EEUU y otros países. Con respecto a 2007 hemos perdido 3 puestos. ETA y algunas medidas tomadas para proteger a la Casa Real, como el secuestro de El Jueves, han sido las sombras que hacen que nos superen en el ranking países como Costa Rica, Namibia, Surinam o Trinidad y Tobago.

El mapa de RSF sobre libertad de prensa

En la lista de RSF destaca la presencia de países europeos que ocupan 18 de los primeros 20 puestos. En total aparecen 173 estados y los considerados como los más libres son Islandia, Luxemburgo y Noruega. En el lado opuesto, es decir los peores para trabajar de periodista, son Eritrea, Corea del Norte, Turkmenistán y Birmania. Aunque también aparecen en los últimos puestos Irán (166), China (167) o Cuba (169).

No es la prosperidad económica, sino la paz, que garantiza la libertad de prensa”, esta es una de las conclusiones del informe que explica así la buena posición de algunos países de América Central, el Caribe y Africa: Jamaica y Costa Rica, 21 y 22, Namibia 23, Surinam 26 o Ghana 31. Todos ellos mejor clasificado que Francia, 35, España , 36 o Italia, 44 a quien perjudica la violencia mafiosa.

Con respecto a España, el nuevo secretario general de la organización, Jean-François Julliard, explicó que “ETA continúa siendo la amenaza principal” destacando el hecho de que algunos periodistas tienen que llevar escolta o tienen dificultades para ir al País Vasco a cubrir informaciones sobre terrorismo. Pero además en este 2007, el secuestro de un número de la revista El Jueves por una caricatura de los Príncipes de Asturias ha sido valorada negativamente por RSF. Consideran que un Estado democrático debe garantizar el derecho a la caricatura, aunque sea “chocante”.

En este informe, Reporteros sin fronteras también ha tenido en cuenta la represión en Internet. “En Egipto , unas manifestaciones convocadas desde Internet agitaron la capital e inquietaron al gobierno, que ahora considera que cada internauta es un peligro potencial para el país. El uso del filtrado cada año es mayor, y los Estados más represivos no dudan en encarcelar a los bloggers. Si China continua encabezando el palmarés de los ??agujeros negros de la Web?, con un considerable despliegue de medios técnicos para controlar a los internautas, Siria se ha convertido en campeona regional de la ciberrepresión.”