[video] En los últimos años, esta mujer ha ayudado a más de 10.000 niños afectados por la guerra civil en Burundi y otros conflictos en la región. Esto, además del apodo de “Angel o Loca de Burundi“, le ha valido a Marguerite Barankitse para conseguir varios premios, entre ellos el Nansen para los refugiados que otorga ACNUR y que le fue concedido en 2005.

Ella nació tutsi, pero siempre fue ajena a las distinciones por razones etnicas. Antes de que estallara la revuelta hutus-tutsi ya habia adoptado a siete niños, cuatro hutus y tres tutsis. Cuando empezaron las matanzas, se salvó de milagro y se refugió con 25 niños, en la casa de unos cooperantes alemanes que habían huido. A partir de ahi creó la “Maison Shalom“, el hogar de acogida por el que han pasado más de 10.000 niños. Recibe donaciones de todo el mundo… y desarrolla la imaginación. En una ocasió pidió ropa para sus niños y le enviaron banderitas de Unicef. Ella las transformó en calzoncillos.

Print Friendly, PDF & Email