El fallecido en otra fotografía de AP, antes del atentado

La imagen de un marine de 21 años, en el suelo, herido por una granada y al borde de la muerte ha provocado una gran polémica en EE.UU.  La Agencia Associated Press afirma que “tras un periodo de reflexión”, decidió hacerla pública porque “transmite la severidad de la guerra y el sacrificio de hombres y mujeres jóvenes que luchan contra ella”. Santiago Lyon, director de fotografía de AP, añadió “Afganistán no es una excepción. Creemos que es nuestro deber periodístico es mostrar la realidad de la guerra en ese país, por desagradable y brutal que a veces sea”.

Pero los argumentos y las explicaciones no han convencido ni a su familia ni al Secretario de Defensa del país, Robert Gates.

Según explica elmundo.es, publicando la fotografía, el padre del marine pidió que no se publicara. Incluso el secretario de Defensa escribió al presidente de AP, Thomas Curley para que reconsiderara su decisión:

“Por respeto a los deseos de su familia, le pido en los términos más enérgicos que reconsidere su decisión. No hago esta petición a la ligera” […]

“No puedo imaginar el dolor y el sufrimiento que la muerte del cabo Bernard ha causado a su familia.” “Su falta de compasión y sentido común a la hora de poner la imagen de su hijo herido y mutilado en la primera página de varios periódicos americanos es terrible”, -dijo el secretario de Estado. Para él, se trata de una postura “atroz” y aunque reconocía la legalidad de la publicación, matizaba: “la cuestión aquí no es la ley, la política o el derecho constitucional, pero sí el juicio y la decencia común”.

De la escena se han dado toda suerte de detalles: “La foto fue tomada por la fotógrafa de Associated Press Julie Jacobson, quien acompañó a los Marines en la patrulla y se encontraba en medio de la emboscada en la que resultó herido Bernard” […] “La imagen muestra como sus compañeros ayudan a Joshua M. Bernard, -natural de New Portland, fue alcanzado por una granada de los talibán durante una emboscada el pasado 14 de agosto en la provincia de Helmand, al sur de Afganistán- , después de sufrir graves lesiones en las piernas. ?l fue evacuado a un hospital de campaña, donde murió en la mesa de operaciones”.

Lo cierto es que además del debate humano, se ha abierto una intensa discusión sobre periodismo. Según explica “La voz de Houston”, los periodistas que trabajan junto a las fuerzas estadounidenses en Afganistán deben firmar un acuerdo en el que aceptan una serie de reglas, que entre otras cosas, están diseñadas para proteger la seguridad operativa y las vidas de los efectivos que los aceptan como huéspedes.

Los críticos sostienen también que algunas reglas buscan dar una imagen más “pulcra” de la guerra, minimizando los sacrificios y crueldad que fueron mostrados gráficamente por imágenes de varios conflictos, desde la Guerra Civil hasta Vietnam, donde no había esas restricciones.

Print Friendly, PDF & Email