Una revista online que une periodismo independiente, tecnología y derechos humanos y pretende ser una nueva vía para que los fotoreporteros puedan vivir de su trabajo en España. Esto es MeMo magazine (Memory in Motion o Memoria en Movimiento), un proyecto que han lanzado Manu Brabo, Guillem Valle, Diego Ibarra Sánchez, José Colón y el italiano Fabio Bucciarelli.

El NYT, desde su blog Lens, se hace eco de la creación de la revista por estos fotógrafos hartos de “no ser profetas, -ni cobrar-, en su tierra”. MeMo pretende ser una revista de reportajes interactivos sobre los conflictos sociales importantes de nuestra época. El primer número, que podrá adquirirse en distintos formatos multimedia, se publicará en septiembre y será sobre el miedo.

El New York Times ha destacado en su artículo sobre MeMo: “Entre los fotógrafos españoles, nadie es profeta -o gana dinero- en su tierra. `Aquí, en España hay grandes profesionales sin posibilidad de trabajar´, dice José Colón. `No importa lo buenas que sean nuestras historias, al final te tienes que ir al extranjero para ser reconocido aquí. Es ridículo´. Pero en lugar de quejarse, el Sr. Colón y cuatro colegas, todos con amplia experiencia en viajes y conflictos y que han publicado ampliamente, han decidido poner en marcha su propia publicación para tablet multimedia llamada Me-Mo Magazine (la abreviatura de Memoria en Movimiento). Han puesto en marcha una campaña de crows sourcing para conseguir fondos.”

Explican que el proyecto incluye a Manu Brabo, Diego Ibarra Sánchez, y Guillem Valle -todos españoles- y Fabio Bucciarelli, un fotógrafo y amigo italiano y resalta: ” Han ganado premios, como la medalla de oro Robert Capa para el Sr. Bucciarelli y el Premio Pulitzer, dentro de Associated Press, para Manu Brabo. Esperan utilizar las últimas tecnologías digitales para proporcionar una cobertura inmersiva no sólo para sus propios proyectos, sino también para otros fotógrafos con talento sin espacio en los medios.Los fotógrafos encuentran particularmente frustrante que en España, donde aprendieron su oficio, los periódicos tratan las fotos como `una mancha de color´ para adornar el texto, segun Brabo.”

[Leer el artículo completo en The New York Times]