John McCain en su visita al mercado de Bagdad en 2007

En conmemoración del quinto aniversario del inicio de la Guerra de Irak, dos de sus mayores defensores, el vicepresidente Dick Cheney y el candidato republicano a la presidencia, John McCain, realizaron una visita sorpresa al país. Ambos auguraron que la presencia militar americana en Irak va para largo, que están ganando la batalla y alabaron los fenomenales progresos en el país… aunque su visita ha coincidido con un gran atentado y como siempre ha sido ultrasecreta y apenas ha durado unas horas.

Además el blog Think Progress se ha encargado de recordar que McCain también hizo una visita sorpresa a Irak hace un año, asegurando que las cosas iban mucho mejor de lo que contaban los medios. Incluso comentó que pudo pasearse “tranquilamente” por el mercado de Shorja. Varios periodistas revelaron luego que en realidad para su paseo, el senador llevó chaleco antibalas y fue escoltado por un centenar de soldados y varios helicopteros.

En esta visita de 2008, no estaba previsto que McCain volviera a ese mercado, pero un periodista de la CNN quiso hacerlo para ver cómo habían evolucionado las cosas. No pudo. Los expertos le avisaron que ese era un recorrido totalmente desaconsejado a cualquier americano… El mercado es hoy relativamente más seguro para los iraquies, pero se debe a que está bajo control de las milicias de Moqtada Al Sadr.

Imagen de previsualización de YouTube

Think Progress también ha recopilado algunas “perlas” de lo dicho por John McCain sobre Irak. En 2003 por ejemplo aseguró que no había evidencias de que los chiies y los sunies se llevaran mal y se mostró partidario de ataques aéreos contra Siria. También comentó que la guerra de Irak sería fácil.

Amnistía Internacional por su parte ha publicado un informe sobre los derechos humanos en Irak que considera un desastre y denuncia que hay más de cuatro millones de desplazados. El título del trabajo es “Matanzas y desesperación” y da cuenta de problemas como los ataques y homicidios sectarios, la tortura y los malos tratos infligidos por las fuerzas gubernamentales iraquíes o la detención sin juicio de miles de sospechosos. Pero también habla de las penurias que vive la población: dos de cada tres iraquíes, por ejemplo, no tienen acceso a agua potable.

Print Friendly, PDF & Email