El corresponsal del New York Times señala en radiocable.com que el resultado de las primarias del PSOE es otro “giro sorprendente” en la política y marca el renacer de Pedro Sánchez además con un triunfo “mucho más claro de lo esperado”. Señala sin embargo que esto aboca al PSOE a “renovarse con más de lo mismo” y asegura tener dudas de que Sánchez sea la persona capaz de unir el partido y de cambiarlo. Porque resalta que las primarias también han evidenciado que dentro de la formación socialista se ha instalado la idea de que la “antigua manera de hacer las cosas tiene que cambiar” y no puede seguir igual. Raphael Minder sin embargo apunta que no cree que la victoria de Pedro Sánchez suponga un riesgo para la estabilidad política del gobierno de Rajoy y mucho menos de elecciones anticipadas que “no le sirven a nadie”.

Raphael Minder ve el triunfo de Pedro Sánchez como “otro giro sorprendente en la política”. Recuerda: “El pasado 1 de octubre, Sánchez salía y no parecía tener futuro. Incluso a las dos semanas, dejó su escaño en el Congreso. Y ahora vuelve con un triunfo, además mucho más claro de lo esperado. Porque se pensaba que el resultado iba a ser apretado, pero al final no lo es. Aunque el Partido Socialista va a tener que renovarse con más de lo mismo. Con el mismo líder que hace siete meses parecía inaceptable para buena parte de su propio partido. Eso va a a ser una tarea complicada.”

Pero resalta que el resultado de las primarias: “También evidencia que incluso dentro del PSOE, hay una idea de que la antigua manera de hacer las cosas tiene que cambiar. Susana Díaz se presentó con el apoyo claro de toda la élite de su partido, de los ex presidentes y del todopoderoso partido socialista andaluz, donde al final es el único sitio donde ha quedado como ganadora. Creo que eso en cierto modo, también enseña la voluntad de las bases del partido de hacer un cambio y no dejar que los antiguos dirigentes y los barones lo lleven todo. Eso es buena señal, porque el PSOE necesita cambios. No puede seguir en lo mismo.”

El corresponsal sin embargo advierte: “Mi gran duda es si Pedro Sánchez realmente es la persona que puede primero unir al partido y luego cambiarlo. Porque no veo tantas ideas nuevas en lo que ha propuesto estas últimas semanas. Para mi es más un triunfo personal que un triunfo para el partido.” Y pone de relieve que el PSOE ha vuelto a elegir a quien lo lideró durante sus dos mayores derrotas electorales: “Se puede discutir qué parte de responsabilidad tuvo Pedro Sánchez en estas derrotas. Pero fueron derrotas. El PSOE consiguió mantener su liderato en la izquierda, pero eso fue una minivictoria, dentro de lo que fue un fracaso total para un partido que estuvo gobernando hasta 2011.

Sobre el impacto que puede tener la elección de Sánchez como líder del PSOE para la estabilidad política, Raphael Minder sostiene: “Yo no veo riesgo inmediato de elecciones anticipadas. Creo que va a haber un clima más claro de confrontación, porque el propio Pedro Sánchez ha hecho gran parte de su política denunciando de manera muy directa y personal la gestión de Mariano Rajoy. Pero al final la pregunta sigue siendo la misma que la que llevó a la salida de Pedro Sánchez en octubre: ¿Qué gana el PSOE con nuevas elecciones? Y la respuesta sigue siendo la misma”.

En este sentido apunta: “El partido socialista necesita tiempo para reconstruirse y lanzarse a una nuevas elecciones sin hacer primero los deberes en casa, es complicado. Sigo pensando que a nadie le sirven unas nuevas elecciones y por eso Mariano Rajoy tiene todavía una gran ventaja y todas las posibilidades de mantenerse en el poder a pesar de no tener mayoría en el Congreso.”

Raphael Minder es corresponsal del New York Times para España y Portugal desde 2010. Nacido en Suiza empezó su carrera en Bloomberg para luego incorporarse al Financial Times, para el que trabajó como corresponsal durante 10 años en París, Bruselas, Sydney y Hong Kong. Ha sido el autor de algunos reportajes que han dado mucho que hablar en España cómo el que evidenciaba el servilismo de la prensa española con el poder político e incluía las crítica a El País de Miguel Ángel Aguilar, uno sobre el “Pequeño Nicolás” y la importancia de las conexiones personales en España o un artículo sobre Emilio Botín en 2011, resaltando su influencia y siendo de los primeros en hablar abiertamente de su cuenta en Suiza.