Los periodistas que cubren la actualidad española para los medios de todo el planeta llevan años quejándose del poco acceso que tienen al gobierno español y la escasa atención que les depara. Sin embargo el pasado 13 de septiembre, Moncloa convocó a los corresponsales extranjeros a una reunión off the record para hablar de Cataluña y de la posición del ejecutivo de cara al referéndum del 1-O. El encuentro fue revelado por un artículo de Rafael Méndez y Ángel Vilarino en El Confidencial y confirmado  a Radiocable.com por varios informadores. Pero lo que se concibió como un gesto y un acercamiento del gobierno de Rajoy hacia los corresponsales de cara al conflicto con Cataluña terminó con sabor agridulce y provocando malestar y quejas de los periodistas. Algo que ha vuelto a evidenciar los problemas de comunicación del gobierno central con la prensa internacional.

palacio-moncloa

Al encuentro del 13 de septiembre, que el gobierno insistió en que fuera de carácter off the record, es decir que los periodistas no podían citar lo revelado, asistieron por parte del gobierno Dolors Montserrat, ministra de Sanidad, y José Luis Ayllón, secretario de Estado de relaciones con las Cortes. Y ahí empezaron los problemas. Algunos corresponsales han explicado que Moncloa eligió a dos políticos catalanes para hablar del conflicto, pero se quejan de que se trata de dos cargos sin responsabilidad directa en los asuntos de la crisis y por tanto que no podían aportar información nueva.

Montserrat y Ayllón hablaron de los aspectos históricos del conflicto, de la ilegalidad del referéndum y de la voluntad del gobierno de impedirlo. Esto provocó que varios corresponsales protestaran porque consideraron que les habían convocado para contarles argumentos ya conocidos y no aportar nada nuevo. Asimismo se quejaron de que el formato off the record con el que les habían convocado les impide usar la información en sus crónicas.

Irónicamente, a pesar de la habitual parquedad del gobierno español hacia los periodistas de los medios internacionales, en los últimos tiempos  algunos afirman que se ha producido un intento de acercamiento por parte de Moncloa. De hecho la reunión del 13 de septiembre fue en realidad la segunda en este mes que los corresponsales mantenían con un alto cargo del Ejecutivo, ya que el pasado 7 de septiembre, se pudieron reunir con Íñigo Méndez de Vigo, el ministro portavoz. Un avance frente a las escasas dos reuniones que habían podido tener en el año y medio anterior.

En este sentido, algunos corresponsales han lamentado que el último encuentro tuviera un clima de tensión y que éste se haya filtrado, ya que les preocupa que dado el poco acceso que tienen con Moncloa, esto se interprete como “escupir contra tu propio tejado”. En cualquier caso, los problemas de comunicación del gobierno español parece que se mantienen.

Print Friendly, PDF & Email