El diario francés analiza el estado actual y futuro de la investigación científica en España. Destacan los recortes en I+D y la fuga de cerebros ante la falta de oportunidades como principales problemas. Y apunta que la desaparición del Ministerio de Ciencia e Innovación es “altamente simbólica”.

Un investigador en Sevilla
(Foto: Flickr/Otrius)

Le Monde destaca el caso de un científico que se fue voluntariamente al extranjero, pero dice: “A la comunidad científica española le preocupa también la expatriación forzada de investigadores a Alemania,Reino Unido o EE.UU., debido a la situación económica del país. Entre 2009 y 2011, el presupuesto para la investigación en España se ha reducido en más de mil millones de euros desde 9,6 hasta 8,5 millones.”

Explican que para 2012 el presupuesto prevé eliminar otros 600 millones. Y como ejemplos de las consecuencias citan al Centro Príncipe Felipe de Valencia: “una institución puntera que ha despedido a 108 de sus 258 empleados, incluyendo 79 científicos, deteniendo con ello investigaciones sobre 14 enfermedades, entre ellas el cáncer. Este año, Centro Superior de Investigación Científicas (CSIC), no va a contratar ni un solo investigador para sus 133 laboratorios, mientras que en 2007 reclutaron a 250.”

El diario recoge además la opinión de Lorenzo Cachón, profesor en la Complutense de Madrid, que estima en unos 50.000 a 60.000 el número de españoles que huyeron del país en 2011 por razones económicas, aunque habla de movilidad más que de fuga de cerebros: “El problema es que el país ya no es atractivo ni para españoles ni para extranjeros. España, que era un desierto científico a principios de la década de 1980, había conseguido desarrollar polos de innovación y atraer a investigadores extranjeros, pero desde el 2007, con los recortes, se ha parado todo”.

[Leer el artículo completo en Le Monde]

Print Friendly, PDF & Email