Como muchos ya saben, el próximo día 9 de noviembre se desactivarán las tarjetas Prepago de teléfono móvil de los que aún no se hayan identificado. Todo por la Ley de “conservación de datos relativos a las comunicaciones electrónicas y a las redes públicas de comunicaciones”. Esa Ley pretende limitar el uso que terroristas y delincuentes hacen de los móviles amparándose en el anonimato de este tipo de tarjetas. Es una iniciativa Europea.

El problema es que, a pesar de que las operadoras han avisado por sms desde hace semanas e incluso lo harán con grabaciones, se calcula que hay 4 millones de personas que todavía no han facilitado su DNI o pasaporte o tarjeta de lo que sea.

El trozo de pastel que van a perder las operadoras si la gente no lo hace es grande, pero el problema es mayor porque muchos usuarios -jubilados, jóvenes, extranjeros, autónomos- descubrirán con horror que su número desaparece, se esfuma, de un dia para otro.

Se recomienda encarecidamente que si eres usuario de este tipo de tarjeta de móvil, -o conoces a alguien que lo sea-, acudas lo antes posible a una tienda -o le invites a hacerlo-. En España hay unas 3000 tiendas. Si esos 4 millones de rezagados deciden acudir el último día, -a 4 minutos por rezagado-, va a pasar como con el Titanic. Alguien tendrá que gritar: señores, no hay barcas para todos.

7-11-2009, Atualización: El Ministerio de Interior ha ampliado hoy el plazo a seis meses para que los  propietarios puedan identificarse. Las tarjetas quedarán desactivadas y no se podrá llamar ni recibir llamadas (salvo las de emergencia 112), pero se podrá recuperar el numero de teléfono, el saldo y su línea si cumplen con la obligación de identificarse en los próximos seis meses.

Print Friendly, PDF & Email