BLOG

Fernando Berlín, el autor de este blog, es director de radiocable.com y participa en diversos medios de comunicación españoles.¿Quien soy?english edition.

 

Para que nos entendamos bien: no es exactamente de la figura de Fraga de lo que me interesa escribir, sino del tratamiento que hacen de ella los medios y los personajes públicos.

Siempre que muere en España un personaje controvertido se solapan varios fenómenos : del respeto institucional se viaja a la veneración y de la veneración se camina a la mitología.

Todos contribuimos: tanto los medios, como los ciudadanos. Y no solamente los dóciles, pues los críticos también contribuyen: hay críticas que hacen gigantes dónde a menudo solo hubo hombres.

¿Habría existido la democracia en España sin Manuel Fraga? Pues evidentemente si; ¿Encarnaba Manuel Fraga el fascismo en estado puro? Pues probablemente no. ¿Estuvo al lado de Franco hasta su muerte? Pues parece ser que si.

Bien. Hoy, en los periódicos, las aproximaciones a su biografía son un retrato de la democracia española. Practicamente toda la prensa de nuestro país -exceptuando Público y ElPais- pasa discretamente sobre el hecho franquista de su biografía. Lo recogen, claro, pero con una sutilidad que roza la caricatura, exaltando su faceta más democrática, “clave para la transición” ; “arquitecto de la democracia”; “padre de la Constitucion”, etc …

El hecho de que la prensa haya disimulado la biografía de D. Manuel Fraga ¿significa que por fin hay consenso sobre lo que supone haber sido partícipe del régimen franquista? ¿Es considerado una suerte de deshonra?

Es una circunstancia que no solo nos ha llamado la atención a nosotros. El comentario nos llega por diversos corresponsales extranjeros y es atribuido a “que su partido es el gobernante”, a la “diplomacia para no reabrir heridas”, “a ese miedo tan español” , “la vergüenza de la herencia” etc..

No sucede así, sin embargo, con la prensa internacional pues la mayor parte ha destacado en sus titulares -como hecho fundamental de su biografía- que se trataba del “último superviviente del régimen del dictador Franco”.

El equilibrio informativo siempre es complicado y no suele vender periódicos porque la moderación no está de moda. Pero no hay que olvidar tampoco la inclinación ideológica de la mayor parte de la prensa española.

Por eso algunos ciudadanos se preguntaban hoy en twitter: ¿Tendrá el mismo trato Santiago Carrillo cuando fallezca?

 

 

 

 

 

Print Friendly, PDF & Email
2 Replica a este post