Un ingeniero y diseñador de sonido, Diego Stocco, ha profundizado aún más en la costumbre de “hacer música experimental” con elementos poco habituales, recurriendo a arena. Grabó con un micrófono ultrasensible diferentes sonidos producidos por los granos -aplastándolos, moviéndolos, dejándolos caer- y luego los convirtió en melodía. Primero probó en su estudio y más tarde en una playa “tocando” la arena como si fuera un teclado.

 

Asegura que todo el fragmento ha sido creado solo con tonos extraídos de la arena y que no usó otros sonidos. Y explica en la red las técnicas musicales y de producción que utilizó. (Fuente: Neatorama)

Print Friendly, PDF & Email