El diario argentino publica un artículo de opinión de la senadora María Eugenia Estenssoro analizando la situación de YPF, un año después de su expropiación. Critica que las importaciones de energia hayan crecido un 57% y que pese a lo que aseguraba el gobierno argentino no se ha concretado ninguna oferta por los “apetitosos” yacimientos del país.

Poster sobre YPF
(Foto: Flickr/Blmurch)

La Nación apunta: “Hace un año parecía fácil. Si echaban a Repsol, todo se arreglaría rápidamente. La Presidenta de la Nación anunció el 16 de abril de 2012 la expropiación de YPF y horas después los ejecutivos de la empresa, españoles y argentinos, fueron desalojados de Puerto Madero como perros (con perdón por los perros). Diecisiete días después, la Cámara de Diputados convirtió en ley por amplísima mayoría la confiscación de YPF, en un trámite acelerado que violó todos los pasos de nuestra ley de expropiaciones.”

Añade: “Un año después, las consecuencias están a la vista. Las importaciones de energía crecieron un 57% interanual durante el primer trimestre de este año. Si la tendencia continúa, pasarán de 9.265 millones de dólares a 15.000 millones al año. ¿Alguien renunciará o dará explicaciones? Como el Estado nunca tasó la compañía ni indemnizó a sus ex propietarios (de común acuerdo o en sede judicial, como establece la ley de expropiaciones), el 51% de las acciones de YPF sigue en manos de Repsol, que además inició demandas judiciales contra el Estado argentino ante diversos tribunales.”

El texto sostiene: “A raíz de esto, el nuevo CEO de YPF, Miguel Galuccio, no consigue inversiones, y nuestro país se ha convertido en un paria internacional sin acceso a los mercados de capitales mundiales. Las grandes petroleras del mundo, que según los funcionarios del Gobierno iban a hacer cola para invertir miles de millones de dólares en Vaca Muerta y los apetitosos reservorios no convencionales de nuestra Patagonia, hasta ahora no concretaron ni una sola oferta. `Los petroleros invierten hasta en países con altísima corrupción y en guerra´, aseveraban hace un año. Tan mal está nuestra pobre Argentina que acá no vienen, sólo se van, como la brasileña Petrobras y otras más.”

[Leer el articulo completo en La Nación]

La Nación es un diario argentino fundado en 1870 por el que fuera presidente de la República Bartolomé Mitre. Hoy sigue perteneciendo a la familia Mitre. Está considerado como el segundo periódico más importante del país, tras Clarín y su tirada media es de 160.000 ejemplares entre semana y 250.000 los domingos. Su línea editorial es conservadora y ha sido tradicionalmente la voz de la Iglesia Católica y las Fuerzas Armadas. En sus páginas también han escrito intelectuales como José Marti, Unamuno, Ortega y Gasset, Borges o Vargas Llosa. Desde 2010 mantiene un enfrentamiento con el gobierno de Cristina Fernandez de Kirchner que acusó a La Nación junto con Clarín, de haberse beneficiado ilegalmente de la empresa Papel Prensa.