El blog The Caucus del NY Times

Richard W. Stevenson, el editor político del New York Times, considera que los blogs son una herramienta muy interesante para el periodismo del siglo XXI y que son tan flexibles que aún siguen experimentando formas de sacarle partido para continuar haciendo un trabajo que sea digno de la cabecera más prestigiosa de la prensa de EEUU.

Stevenson ha mantenido un encuentro digital con los lectores en los que ha respondido a diferentes cuestiones. Una de ellas ha sido el modo en el que enfocan el trabajo de sus reporteros, de cara a su artículos para el periódico impreso… pero también para sus blogs. Los medios impresos han tenido que enfrentarse al reto que ha supuesto la fuerza del fenómeno blog y cada uno ha optado por diferentes caminos para integrarlos en sus ediciones digitales.

En el caso de New York Times, han optado más por bitácoras colectivas que personales. Han creado más de 40 blogs temáticos que mantienen sus periodistas y que cubren una enorme variedad de temas. En lo referente a la política, The Caucus, es el nombre del blog del periódico y en él escriben sus principales firmas.

A la pregunta de un internauta sobre si existía una especie de “manual” diferente en función de si el periodista escribía para el papel o para el blog, Richard Stevenson explicó que The Caucus es un elemento central de la cobertura del periódico y casi todos sus reporteros escriben de manera regular en él, tanto para dar noticias de última hora como artículos más analíticos o de observación. Y además se centran en aprovechar dos de los tres atributos principales que tiene Internet: la inmediatez y la posibilidad de ampliar la información con links, audios o videos.

El edificio del New York Times

Según el editor político del NYTimes, el tercer atributo de la red suele tener que ver con adoptar una determinada actitud o pose a la hora de enfocar los contenidos. Y este es uno de los riesgos que tratan de evitar en sus blogs. El otro es no dejar que las opiniones -algo inherente al formato de las bitácoras- se convierta en lo que llama la “cultura de afirmación” que impera en muchos bloggers ideológicos o partidistas. Estos al dirigirse a una audiencia que ya está posicionada, tienen tendencia a convertir rumores en noticias o presunciones en hechos.

Pero de forma genérica, tratan de adaptar sus estándares de periodismo al funcionamiento de la red. Así por ejemplo admiten que sus periodistas publiquen los primeros indicios de alguna historia, aunque no tengan atados todos los cabos o que las corrijan sobre la marcha. Algo impensable dentro de la cultura tradicional que obligaba a producir una única y completa versión de una noticia que respondiera a todas las preguntas.

Stevenson también ha explicado que animan a sus periodistas a escribir artículos de opinión y arriesgarse con cosas que no les están permitidas en la versión impresa. Por ejemplo a usar la primera persona para contar anécdotas de la caravana electoral o emplazar a los lectores en conversaciones on line sobre temas concretos.

2 Replica a este post