El diario estadounidense analiza en un reportaje de Raphael Minder el auge de la emigración de españoles desde las ciudades al campo, un fenómeno conocido como “Rurbanismo”. Y destacan que es una opción que está siendo seguida por desempleados en busca de trabajos, pero también por artistas y emprendedores.

Villanueva de la Vera
(Foto: Flickr/Federico Romero)

El New York Times empieza relatando el caso de una joven que tras buscar trabajo durante un año en Madrid, lo ha encontrado al mudarse al pueblo de Villanueva de la Vera (Cáceres): “forma parte de un movimiento que en España ha crecido en tales proporciones que algunos sociólogos lo han bautizado como “rurbanismo,” inventado un término para describir la migración que regresa de la ciudad al campo,  ha revirtiendo la tendencia de las anteriores generaciones y el que durante mucho tiempo fue el patrón habitual en la mayoría de las economías industriales avanzadas.”

Añaden: “El movimiento ya se había ido construyendo antes, pero se ha visto acelerado por la crisis económica española, aportando nueva vida y el espíritu emprendedor a algunas zonas casi abandonadas. `El rurbanismo se inició antes de la crisis, una vez que Internet despegó y hizo posible trabajar en cualquier lugar, pero lo que la crisis está haciendo es volver el modelo más atractivo´, dice Carles Feixa, profesor de antropología social en la Universidad de Lleida.”

Pero el artículo también apunta: “Aunque la necesidad económica no es la única razón por la que españoles se están moviendo por en el país. Alrededor de Villanueva, por ejemplo, ha surgido una comunidad de artistas , desde diseñadores gráficos a músicos y escultores. Y algunos emprendedores están comprando grupos de casas o aldeas enteras abandonadas. Hace tres años, Luis Álvarez comenzó a comprar casas en una aldea cerca de Gredos con idea de revivirla y convertirla en una comunidad rentable”.

[Leer el artículo completo en The New York Times]

Print Friendly, PDF & Email