El diario aleman publicó un crónica a cuatro columnas en portada bajo el título: “Falsa alarma, miedo real”. En ella, el Süddeutsche Zeitung describe como los agricultores españoles del pepino siguen sufriendo las consecuencias de las advertencias del brote de E.coli.

Un pepino en un laboratorio
(Foto: Flickr/Globovision)

El texto lo firma Javier Cáceres y explica que “la crisis no sólo fue catastrófica porque hubo que destruir toneladas de frutas y verduras al final de la temporada, sino también porque otros países con oferta hortícola aprovecharon la crisis de imagen de España para conquistar porcentajes de mercado españoles mediante
su trabajo de lobby, declara Miguel Cazorla”.

El Süddeutsche Zeitung también apunta que “Cazorla dirige la empresa agricultora biológica almeriense en la que se criaron los pepinos erróneamente inculpados ?? y que fue, y sigue siendo, ??la mejor controlada en España??, tal y como afirma Cazorla. El desconcierto que imperante desde entonces sigue al orden del día, confirma también la federación de agricultores Asaja”.

Print Friendly, PDF & Email